Carlos Alberto Giraldo Monsalve
Columnista

Carlos Alberto Giraldo Monsalve

Publicado el 11 de junio de 2018

Hidroituango: las aguas a su nivel

Antioquia y la solución de los problemas de Hidroituango perdían con el distanciamiento y las tensiones entre el alcalde Federico Gutiérrez y el gobernador Luis Pérez Gutiérrez. Lo deseable y necesario es que las aguas, tras las tensiones que ha traído la emergencia, vuelvan a su nivel.

Superar la contingencia llevará meses. La suerte definitiva de todo cuanto está en juego, de una profundidad social, económica y política del tamaño del embalse, es incierta. Por eso, mientras se buscan soluciones y se exploran los procedimientos más favorables a la salvación de este proyecto esencial para las reservas energéticas del país, los ciudadanos reclaman una dirigencia capaz de tramitar y superar las diferencias con la mira puesta, primero, en impedir un daño mayúsculo e histórico a las comunidades ribereñas del Río Cauca en Antioquia y el norte del país.

Contener y frenar cualquier asomo de una avalancha tan apocalíptica como es posible prever, en los escenarios más críticos, es no solo una obligación obvia de responsabilidad política y civil sino que representa, para el Alcalde y el Gobernador, una coyuntura tras la que, solo con el tiempo y las consecuencias finales que traigan las decisiones tomadas, se hará un juicio a las calidades del liderazgo que ambos ejercieron y el compromiso que mostraron con la protección de los ciudadanos y los intereses regionales y nacionales de todo orden, hoy expuestos y fisurados.

Se requiere la grandeza de las autoridades y la dirigencia del departamento para no naufragar en las aguas turbias que desde hace dos meses desbordan la presa y el control de fenómenos técnicos y naturales que están exigiendo, al límite, lo mejor de la experticia y la recursividad de los actores involucrados.

Salvar Hidroituango significa impedir un daño descomunal a las finanzas y las comunidades de Antioquia y Medellín, a su futuro.

Hay que saludar toda intermediación y puente de entendimiento que se tienda entre los gobernantes y los dirigentes, en procura de decantar las soluciones de corto, mediano y largo plazos que minimicen los costos sociales (en afectados y en bienes públicos, comunitarios y privados), económicos (de pequeños circuitos comerciales básicos e indispensables) y culturales (de memoria y tejido social, ante un potencial desarraigo y destrucción, en los asentamientos ribereños).

A medida que se aleja el invierno y se reduce la vulnerabilidad de la armazón de Hidroituango, se está más cerca de aliviar la que es, de lejos, la mayor emergencia y amenaza a la gente de Antioquia en el presente siglo. Una crisis que mostrará la clase de líderes que tenemos .

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    ALBERTO DONADÍO COPELLO

    Ganó el Gran Premio a la Vida y Obra de un Periodista del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar.

    $titulo

    RETENES DE LADRONES

    En Toledo, Norte antioqueño, una banda se dedicaba al hurto a viajeros en las carreteras de esa región.