Ernesto Ochoa Moreno
Columnista

Ernesto Ochoa Moreno

Publicado el 20 de mayo de 2017

¿Infrapartidismo o suprapartidismo?

De cara a las elecciones que se perfilan en el horizonte, ya hay que empezar a reflexionar sobre la suerte de los partidos, sobre eso que llaman suprapartidismo y que yo, lo digo de entrada, denomino más bien como infrapartidismo.

Dese el punto de vista de la configuración de los vocablos, se debe señalar que el prefijo latino “supra” significa sobre, encima, y se usa en español para palabras compuestas, al lado de su pariente “súper”, que también significa sobre. Ahora bien, “supra”, como adverbio, da la idea de estar arriba, en la parte superior, pero como preposición tiene el significado de estar más arriba, más allá.

El prefijo supra, por lo tanto, al entrar a formar una palabra compuesta, da la idea de trascender, de estar en una dimensión superior. En ese sentido el sustantivo afectado por este prefijo no es algo que resume y acoge aquello que es superado, sino una realidad distinta. Suprasensible, por ejemplo, no es conjunto de cosas sensibles, sino una realidad que está por encima de la capacidad de los sentidos.

Otra cosa es “súper”, también adverbio y preposición en latín, que al entrar como elemento compositivo en español, da la idea de exceso, demasía, grado sumo o preeminencia. Supersensible no es lo que está por encima de los sentidos, sino algo o alguien que es sensible en demasía. Superolfato no es algo que está por encima de la capacidad olfativa, sino un olfato en grado sumo.

Así las cosas, ¿qué es el suprapartidismo? ¿Un suprapartido que está por encima de los partidos, más allá de un partido o de todos, que recoge en una las diversas ideologías? ¿O un superpartido, es decir, un partido político que supera a los demás, o se ufana de ello? Si se miran las alianzas o coaliciones suprapartidistas en épocas preelectorales, ninguna es en realidad un suprapartido. Ni mucho menos un partido nuevo, distinto. Y menos aún un superpartido. Son y no son. Niegan o aceptan, al amaño de su beneficio en las urnas, las jerarquías de las colectividades, pero es pura finta con fines electoreros. Ni la adhesión de militantes o votantes de un partido al candidato de otro partido constituye, por supuesto, un suprapartidismo.

Se podría decir que los suprapartidos -que acaban cayendo en la megalomanía de su líder o de sus militantes, de creerse superpartidos, es decir, la mejor colectividad política- están construidos sobre una necesaria indefinición ideológica, sobre inconfesas infidelidades partidistas y políticas, sobre intereses non sanctos. El suprapartidismo no solo lleva a la agonía de las colectividades históricas de un país, sino que vuelve híbrida, y por lo tanto infecunda, la actividad política.

Dejarse embaucar por el suprapartidismo, sea por cansancio histórico, por desconfianza, por apatía electoral, por campañas mentirosas o por imposiciones de fuerza, lleva al “infrapartidismo”, que se manifiesta de dos maneras: o en la abstención electoral, o en la supresión de los partidos y del pluralismo por la fuerza de los totalitarismos y de las intransigencias. Como quien dice, la muerte de la democracia.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    CADENA

    Esta empresa paisa cumple 35 años de existencia. Es líder en el sector de la impresión y de la logística.

    $titulo

    SACYR

    De nuevo, la constructora española tiene líos de incumplimiento de obras de infraestructura en Colombia.