P.D. Mario Franco
Columnista

P.D. Mario Franco

Publicado el 15 de mayo de 2017

Jesucristo: camino, verdad y vida

Esta expresión, “aparentemente” un viejo lugar común, sigue siendo paradigma fundamental para todos los hombres, crean o no en Jesús Hijo de Dios. Es difícil encontrar en las religiones una afirmación más contundente, con esa proyección en la historia humana. Yo soy el camino, la verdad y la vida para llegar al misterio de Dios, misterio de la vida humana.

“Soy el camino”. Hoy, aparece con más fuerza que, en los apóstoles, la turbación y desconcierto entre nosotros. Muchos, van por el mundo, sin descubrir ni el sentido, ni la razón de su vida; aún no encuentran el Camino. Viven recorriendo parajes sin definir senderos. Algunos, no rechazan a Dios, de manera consciente, pero Él, no es su propuesta de verdad o de vida. No es el camino... No rechazan a Dios, a Jesucristo..., sino a la Iglesia, que no encuentran atrayente, ni consecuente, para seguir en ella, el camino al Padre. Esto, puede ser cierto, pero no se puede confundir al Padre y al Hijo con sus seguidores... con la Iglesia. Nosotros somos seguidores de Jesús, pecadores, pero llamados, invitados a este camino, en que vamos descubriendo y haciendo realidad, la Verdad del misterio de nuestra vida.

“Soy la verdad”, insinuación incómoda a los oídos actuales. No todo se reduce a la razón. El misterio último de la realidad no se deja atrapar por los análisis más científicos. El ser humano debe vivir ante el misterio último de su realidad. Jesús se presenta como propuesta que acerca al Misterio último, pues, Dios no se impone.

“Soy la vida”. Jesús puede transformar nuestra vida. No es el maestro lejano que dejó un legado de sabiduría a la humanidad, sino alguien vivo quien, desde el fondo de nuestro ser, está infundiendo germen de vida nueva para el mundo, hoy.

Cuando no se encuentra sentido a la vida, crece la atracción por lo muerto, lo inanimado. Atraen más las máquinas que las personas. Se ama la noche más que la luz del día. Se busca el ruido, la agitación, y no la creatividad; el crecimiento interior. Para amar la vida, construirla diariamente, la persona necesita un horizonte, una esperanza final. Esto lo experimentamos en Aquel cuyas palabras recordamos hoy: «Yo soy el camino, la verdad y la vida».

Lo fundamental para los cristianos no es vivir de una institución religiosa, sino aprender juntos a vivir como Jesús. Este camino es claro: O construimos la vida a nuestro capricho o aprendemos a vivir desde Jesús. La Madre Iglesia ofrece vida desde Jesús si se preocupa de los que sufren, se arriesga a perder prestigio y seguridad por defender la causa de los últimos; si ama por encima de todo a los desvalidos. Si queremos la Iglesia hemos de preocuparnos de que en ella y desde ella se ame a la gente como la ha amado Jesús. Feliz día de Madres.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    TIGER WOODS
    Tras cinco años de problemas y lesiones, ganó el torneo final de la PGA y volvió a los primeros lugares del golf.

    $titulo

    D. I. MEDELLÍN Y ATL. NACIONAL
    Los equipos paisas van de mal en peor. Fútbol pobre, pérdida de puntos y su clasificación a finales comprometida.