Invitado
Columnista

Invitado

Publicado el 10 de septiembre de 2018

Justicia divina

Por SANDRA LEÓN
redaccion@elcolombiano.com.co

La Fiscalía chilena ha triplicado recientemente el número de investigaciones por abusos a menores en centros de la Iglesia católica. La multiplicación de denuncias en los últimos años impacta por el tipo de delito que se trata (violencia sexual), por el número y edad de las víctimas y por la extensa geografía de los casos. Pero quizás más sorprendente resulta la inconsistente reacción de la Iglesia ante la gravedad de los hechos.

La Iglesia posee en principio unas características organizativas inmejorables para detectar el abuso y responder públicamente ante él: una justicia propia (la canónica) que expone a sus miembros a una fiscalización adicional a la de la justicia ordinaria y una estructura independiente y jerarquizada que facilita la tarea de liderazgo. Además, su doctrina se sustenta sobre principios morales, cuya salvaguarda no depende de su revisión o recambio, sino de su estricta observancia, por lo que cabría esperar una especial atención a cualquier actuación que pudiera debilitarla.

A pesar de esto, la Iglesia ha reaccionado poco, tarde y mal. Su respuesta revela una característica propia de todas las organizaciones: la orientación hacia la supervivencia. El sociólogo Michels la definió hace más de un siglo como “la ley de hierro de la oligarquía” para explicar la falta de democracia interna en los partidos. También podría servir para comprender por qué la Iglesia ha ignorado o encubierto graves delitos.

La Iglesia resiste ante hechos que bien merecerían un cisma. ¿Por qué su respuesta ante los abusos no ha desembocado en fuerte oposición interna o en escisión? Las discrepancias internas surgen sobre todo si existe una lucha por el poder regulada, lo cual no se aplica a una institución jerárquica en la que apenas hay renovación y donde la pertenencia asegura la permanencia. Además, pocos dentro de la institución tendrán capacidad o interés en escindirse en un contexto donde la secularización debilita la marca (catolicismo) y el mercado (religión).

No hay justicia divina ni ley de Dios que corrija el rumbo de las instituciones, sino la ley que se han dado los hombres y mujeres.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    JUAN GABRIEL VÁSQUEZ

    El escritor bogotano lanza su nuevo libro Canciones para el incendio, una selección de historias sobre violencia.

    $titulo

    CRECIMIENTO DE LA MALARIA

    Antes que disminuir, el mundo tiene hoy más Malaria. Según la OMS, en 2017 hubo 219 millones de casos.