Arturo Guerrero
Columnista

Arturo Guerrero

Publicado el 16 de mayo de 2018

La campaña eterna

Es posible que haya habido una campaña electoral más larga y reñida que la actual. También que alguna o varias hayan comprometido más seriamente el futuro político. Pero es innegable que la percepción de las mayorías es que la carrera presidencial que termina en diez días está eterna.

Las fechas de la historia, las cifras de las encuestas antiguas, las consecuencias de la decisión en las urnas, pueden contradecir el sentimiento actual. No importa. Lo real no siempre es lo matemáticamente correcto. La conciencia general desatiende la precisión y se deja arrastrar por la marea de las sensaciones.

El amenazado caricaturista Matador titula “Mamados” y abre enormemente la boca de su muñeco que grita “¡Que gane cualquiera! Pero que se acaben estas elecciones ¡Ya!” El dibujo pinta la forma como la gente percibe esta fatiga.

La explicación está en que desde el Plebiscito de hace año y medio no hemos descansado de correr. Ese dos de octubre se le puso freno de mano al proceso de paz, mientras el país aguardaba desde hacía cinco años el fin de los fusiles.

Desde entonces se abrió el partidor que definiría qué mandatario continuaría con el intento de apaciguar la matanza o reformaría drásticamente aquello que al final se firmó. Igual que corredores de una ultramaratón de cien kilómetros, los colombianos están extenuados y solo quieren que llegue la meta.

Esas pruebas se realizan en junio todos los años alrededor del lago Saroma, al norte del Japón. Los corredores avanzan desde la mañana hasta el atardecer, como si expiaran un grave pecado. Al borde del desfallecimiento, casi sin saber quiénes son, exclaman con Haruki Murakami “corro, luego existo”.

Este gran escritor (y corredor), que trotó durante once horas y cuarentaidós minutos, exclamó tras el remate: “la existencia no tiene sentido porque tenga un fin... Probablemente tenga que empezar a valorar y a disfrutar las cosas que no se expresan en cifras”.

Así que el país amanecerá en letargo el día siguiente del inminente domingo de urnas. Se quitará los tenis de la carrera, se tenderá en el piso, pasará por su mente la cantidad de insultos proferidos y considerará si habrá valido la pena estropear a tantos semejantes.

Entonces tal vez ingrese la sensatez a los modales y cada persona advierta que el hondo aire respirado es el mismo que atraviesa los pulmones del resto de mortales.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    HUELLA VIVA

    Adelanta cinco proyectos para el cuidado de la naturaleza (felinos, bosques, etc.) en el Oriente antioqueño.

    $titulo

    RODRIGO DUTERTE

    El polémico presidente de Filipinas la emprendió ahora contra los obispos católicos con ofensas y amenazas.