The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 28 de agosto de 2018

La corrupción de espectro completo de Donald Trump

Por Peter Wehner
redaccion@elcolombiano.com.co

Nunca ha habido confusión sobre los defectos de carácter de Donald Trump. La pregunta siempre ha sido qué tan lejos iría y si otras personas e instituciones se enfrentarían a él o se volverían cómplices de su corrupción.

Cuando primero recurrí a estas páginas hace tres veranos para escribir sobre Trump, advertí a mis colegas republicanos que simplemente dijeran NO a él y a su candidatura. Una de mis preocupaciones era que si Trump tenía éxito, redefiniría el Partido Republicano a su imagen. Eso ya sucedió en áreas como el libre comercio, los mercados libres y el tamaño del gobierno; en actitudes hacia el nacionalismo étnico y la política de identidad blanca; en el compromiso de Estados Unidos con sus aliados tradicionales, en cómo los republicanos ven a Rusia y en su voluntad de señalar a líderes de gobiernos malvados como el de Corea del Norte en lugar de prodigarles elogios. Pero en ningún área Trump ha cambiado más radicalmente al Partido Republicano que en su actitud hacia la ética y el liderazgo político.

Durante décadas, los republicanos, y especialmente los republicanos conservadores, insistieron en que el carácter contaba en la vida pública. Fueron particularmente elocuentes sobre esto durante el escándalo de Bill Clinton y Monica Lewinsky, argumentando en contra de la “compartimentación”, lo que significaba pasar por alto la depravación moral en la Oficina Oval porque usted está de acuerdo con la agenda política del presidente o porque la economía es fuerte.

Algunos de nosotros que hemos sido republicanos de toda la vida y que anteriormente prestamos servicio en las administraciones republicanas teníamos la ligera esperanza de que nuestro partido en algún momento diría “¡Basta!”; que habría alguna línea que Trump cruzaría, algún límite que transgrediría, alguna norma que rompería, alguna barrera cívica que desarraigaría, alguna acción que tomaría, algún esquema o escándalo en el que estaría involucrado que causaría a un gran número de republicanos romper con el presidente. No hemos tenido tal suerte. Las corrupciones de Trump se han convertido en suyas. Hasta ahora no ha habido fondo, y puede que nunca lo haya. Es muy posible que esto debería haber sido obvio para mí mucho antes de lo que fue, que estaba cegado a ciertas realidades que debería haber reconocido.

En cualquier caso, el apego inquebrantable del Partido Republicano a Trump tiene un costo considerable. Existe la hipocresía de rango, la capacidad desperdiciada de venerar al personaje público o criticar a los demócratas que carecen de él, y el daño al movimiento evangélico blanco, que en su mayor parte se ha unido con entusiasmo a Trump y como resultado ha sido desacreditado en gran medida. También es probable que haya un precio electoral para pagar en noviembre.

Pero el daño más grande se está haciendo a nuestra cultura cívica y nuestra política. Trump y el partido republicano son en este momento el emblema de la corrupción y el cinismo en la vida política estadounidense, de una ética de la fuerza es lo correcto. Deshumanizar a los demás está de moda y la verdad es relativa. (“La verdad no es verdad”, para usar las palabras infames de Rudy Giuliani, el abogado de Trump). Están despojando a la política de su alto propósito y nobleza.

Eso no es todo lo que es la política; el interés propio siempre es un factor. Pero si la política solo se trata de un poder ilimitado por la moralidad, entonces toda la empresa colapsará. Tenemos que distinguir entre los líderes imperfectos y los corruptos, y necesitamos el vocabulario para hacerlo.

Una advertencia para mis amigos republicanos: lo peor está por venir. Gracias al trabajo de Robert Mueller, un servidor público distinguido, no el líder de un “grupo de matones demócratas enojados”, vamos a descubrir capas cada vez más profundas de la corrupción de Trump. Cuando lo hagamos, espero que Trump se desmorone aún más, ya que se siente más arrinconado, más desesperado, más enfurecido; su comportamiento será cada vez más errático, desordenado y enloquecido.

La mayoría de los republicanos, habiendo arrojado sus gorras Mafga al otro lado del muro de Trump, se quedarán con él hasta el final. ¿Realmente valieron la pena el recorte de impuestos, la desregulación y los nombramientos en los tribunales?

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    PÁJAROS DE VERANO

    La película colombiana se llevó el galardón a mejor largometraje de ficción en los Premios Fénix de México.

    $titulo

    OFICINA DE SICARIOS

    En Bogotá funcionaba una oficina de sicarios al servicio de narcotraficantes y del clan de “Pedro Orejas”.