The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 14 de enero de 2019

La despedida esperanzada de Ronald Reagan

Hace 30 años, a las 9 p. m. hora del este, un miércoles 11 de enero en invierno en 1989, un mes antes de su cumpleaños número 78, se sentó a dar su trigésimo cuarto y último discurso desde la Oficina Oval al pueblo americano.

En ese momento, los comentarios se destacaron por su gracia característica. Después de todo, Reagan se había catapultado a la fama política un cuarto de siglo antes, en 1964, con un memorable discurso televisivo en nombre del candidato presidencial republicano Barry Goldwater, conocido en los círculos conservadores como simplemente “El discurso”. Pero por más elocuente que haya sido, este discurso de despedida fue visto como poco más que una nota final tranquila para una larga y ampliamente popular presidencia.

Sin embargo la historia tiene una forma maravillosa de cambiar cómo vemos las cosas. En tiempo real, las personas y los eventos que son descartados o ridiculizados pueden verse mejor, y más grandes, en retrospectiva.

La importancia de Harry Truman y George H. W. Bush ha crecido desde que salieron de la Casa Blanca. El término sofisticado para este fenómeno es revisionismo, pero también puede entenderse como sentido común, ya que debemos saber que los juicios rápidos no son siempre los juicios correctos. La humildad también debería enseñarnos que siempre hay más que aprender.

En ese espíritu, dados los comentarios emitidos desde la misma oficina esta semana por el 45º presidente, y particularmente a la luz de la persistente postura y políticas antiinmigrantes de Trump, el discurso de despedida de Reagan merece una reconsideración y una elevación de méritos.

Para empezar, el discurso es reflexivo y honesto sobre la naturaleza de la presidencia. “Una de las cosas acerca de la presidencia es que siempre estás algo separado”, dijo Reagan al país. “Pasas mucho tiempo yendo demasiado rápido en un auto que otra persona conduce, y mirando a la gente a través del vidrio tintado, los padres que sostienen a un niño y el saludo con la mano que viste demasiado tarde y no pudiste devolver”. Y tantas veces quise detenerme, extenderme desde detrás del vidrio y conectarme. Bueno, tal vez pueda hacer un poco de eso esta noche”.

Al reconocer la distancia entre la gente y los poderosos, la cerró, trayendo a los oyentes a su órbita de manera similar como lo hacía su viejo héroe Franklin Roosevelt con sus charlas al lado de la chimenea. Ni Reagan ni Roosevelt se ponían rojos en la cara ni intimidaban ni se enfurecían; nos hablaban vecino a vecino, afirmando la naturaleza del autogobierno.

El discurso de Reagan es modesto, decididamente. “He tenido mis victorias en el Congreso, pero lo que pocas personas notaron es que nunca gané nada que no hayan ganado para mí”, dijo. “Nunca vieron a mis tropas; nunca vieron a los regimientos de Reagan, el pueblo estadounidense. Ustedes ganaron cada batalla con cada llamada que hicieron y cartas que escribieron exigiendo acción”. Nada de “Yo lo puedo arreglar solo “para el Gipper.

Las palabras, compuestas por la escritora de discursos Peggy Noonan, quien consultó de cerca a Reagan en las últimas semanas de su gobierno, son tan diferentes en espíritu y en sustancia de las palabras de Trump como pueden ser y aún estar consideradas dentro de la misma lengua.

Invocando al puritano John Winthrop, quien en 1630 se inspiró en el Sermón de Jesús en el Monte al hablar de América como una “ciudad sobre una colina”, dijo Reagan, “he hablado de la ciudad brillante toda mi vida política, pero no sé si alguna vez comuniqué lo que vi cuando lo dije”. Era una ciudad libre y orgullosa, construida sobre una base sólida, llena de comercio y creatividad, y agregó: “Si tuviera que existir murallas, las paredes tenían puertas y las puertas estaban abiertas para cualquier persona con la voluntad y el corazón para llegar aquí”.

Así no es como Trump lo ve. Desde su alusión al discurso de anuncio hasta “violadores” que vienen de México a su lamento sobre la “masacre estadounidense” a su fabricación de una “crisis” en la frontera que requiere un muro, el 45º presidente habla en la lengua vernácula de la oscuridad, no de la luz. ; de exclusión, no inclusión.

Y cualesquiera que fueran sus faltas, y tenía muchas, Ronald Reagan creía en las posibilidades de un país que siempre se estaba reinventando. También sabía que la nación se había fortalecido cuanto más había abierto sus brazos y más generosamente había interpretado la afirmación de igualdad de Thomas Jefferson en la Declaración de Independencia

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    DUVÁN ZAPATA

    El delantero colombiano es la sensación en Italia. El domingo hizo cuatro goles en un partido del calcio.

    $titulo

    JULIÁN ALBERTO JIMÉNEZ M.
    Alias “Machete”. Segundo de la organización criminal que manejaba Carlos “Pesebre” en Robledo.