Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 14 de marzo de 2016

La evanescencia de las cartas

Por Isabel Uribe Sierra
Universidad Pontificia Bolivariana
Facultad de Com. Social, 3° semestre @isauribe

¿Hace cuánto que no se sienta en su escritorio y redacta a mano una carta para un ser querido, dedicándole sus pensamientos? ¿Hace cuánto no recibe una nota con tinta escurrida por las lágrimas de quien sufrió cuando escribía, o quizá, una que le hiciese suspirar de amor por alguien más que no fuese usted mismo?

No soy quién para quejarme de la actualidad y las nuevas formas de comunicación, lo que sí sé, es que los ancianos que antes se lamentaban por la ausencia de quienes sustituyeron charlas por emoticones a la hora del almuerzo, ahora son quienes poco a poco se involucran en esta práctica. No tengo 80 años y cabello púrpura, pero aún tengo la nostalgia de las cartas físicas que se dejaron de regalar hace ya bastante tiempo; porque regalar un retazo de papel era regalar tiempo e interés.

De manera testaruda he continuado con la costumbre que tenían mis padres de expresar mis sentimientos por medio de una carta; no obstante, no significa que me aísle de la realidad social a que estamos acostumbrados. También soy de esas que se olvidan de contemplar al otro, el paisaje, los más sublimes momentos, por pensar en el mejor ángulo para publicar mis fotos en Instagram.

Las cartas solían predominar en el pasado por necesidad, por falta de medios tal vez, ¡pero qué tan emocionante era cuando tu amigo te obsequiaba una hoja arrugada escrita con crayolas, diciendo: “¡sencillamente te escribo porque te quiero”! Así de fácil era enamorar en ese entonces, plasmando sentimientos que los emojis buscan ilustrar torpemente. Dárselas de poeta era también parte del juego, de buscar rimas donde no había, para darle armonía a la composición del mensaje; ahora pretendemos remplazarlo por un lol, ok, tqm...

Entonces me pregunto si es parte del ciclo de la vida dejar perder esas anticuadas costumbres que nuestros padres solían hacer, por miedo a que nos tachen de cursis o pasados de moda... o si tal vez es tiempo de revivir las manchas imborrables de sentimientos y tinta en nuestra piel . n

*Taller de Opinión es un proyecto de
El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades
e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    ALBERTO DONADÍO COPELLO

    Ganó el Gran Premio a la Vida y Obra de un Periodista del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar.

    $titulo

    RETENES DE LADRONES

    En Toledo, Norte antioqueño, una banda se dedicaba al hurto a viajeros en las carreteras de esa región.