Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 27 de agosto de 2018

La inyección elitista

Por Susana Bejarano Ruiz
Universidad EAFIT
Ciencias Políticas, 2° semestre
sbejaranor@eafit.edu.co

Es recurrente que en el mundo se hable de desigualdad, y de esta hay muchos tipos. En política, al hablar de desigualdad nos referimos a la social, la cual está relacionada con la diferencia de clases, es decir, con diferencias socioeconómicas. De aquí se infiere que hay unas clases que tienen más acceso a los bienes materiales y a las oportunidades y las otras, menos. Llamamos a las primeras, las élites o castas dominantes en el sistema de división social; y a las segundas, las castas subordinadas. Ambas están en permanente conflicto. Una constante fricción que se va exacerbando hasta que explota, caracteriza sus relaciones. Cuando esto sucede, se expresa en revueltas sociales, como respuesta de los subordinados, agotados frente al abuso de los grupos dominantes.

Ahora bien, el problema con las élites es que para pertenecer a ellas solo se logra cuando desde niño te dan ese “chuzoncito” que se recibe con la herencia de la inyección elitista. Podemos observar que, en general, las personas poderosas de una región determinada pertenecen a una misma familia que ha venido dominando a través de los años. Es hasta gracioso que las personas dominantes aleguen poseer lo que tienen gracias a su propia iniciativa y emprendimiento, y no por la “platica de sus papis”.

Esa inyección -de la que hablaba antes- tiene una dosis inmensa de ego y pretensión y solo se consigue con ella que esas familias dominantes perduren y se perpetúen en el tiempo. ¡Créanme, ya intenté averiguar si se podía comprar una dosis en la farmacia y me miraron como si estuviera loca! Esa dosis es exclusiva para los hijos de los señores elitistas, para nadie más. Por eso el elitismo es una enfermedad que se transmite de generación en generación, lastimosamente, y la relación de estos enfermos con “los otros” es como la de una plaga como el dengue, de la que no nos podemos librar. Es un bicho que trata de picarnos para infectarnos y le corremos porque no nos queremos enfermar. En esto consiste la relación entre dominados y dominantes, en un repudio invisible, pero constante, hasta que nos cansamos, nos rebelamos contra el mosquito ese y lo matamos. Sin embargo, ¿cuánto tiempo tiene que pasar para que nos atrevamos a eliminarlo de una vez por todas?.

*Taller de Opinión es un proyecto de
El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades
e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    IDA VITALE

    Poetisa uruguaya. Ganó el Premio Cervantes, uno de los galardones más importantes de las artes en español.

    $titulo

    UN AÑO SIN EL ARA SAN JUAN

    Un año perdido en las profundidades del Océano Atlántico ajustó el submarino argentino ARA San Juan.