María Clara Ospina
Columnista

María Clara Ospina

Publicado el 07 de marzo de 2018

LA MEMORIA HISTÓRICA

“La abuela era la que tenía la memoria de todo lo que había ocurrido en la familia; ella sabía los secretos de todos, ella conocía de sus lágrimas y sus tristezas, sus motivaciones y resultados; ella era el libro donde se escribía nuestra historia, había sido testigo y parte de nuestras vidas”, eso me decía una joven el día de la cremación de su abuela.

Ahora, que la abuela se ha ido, otro será el guardián de esa memoria. Seguramente otra persona de esa familia repetirá lo oído de ella y extraerá de esas memorias las valiosas lecciones aprendidas, tanto para lograr el éxito de los miembros de la familia como para no repetir los mismos errores.

Esta es una manera sencilla de entender qué es la Memoria Histórica de un país, de la que tanto se habla en estos tiempos. El término no se refiere específicamente al estricto sentido de la Historia, sino al conjunto de la memoria individual de lo ocurrido.

En Colombia, en esta época que algunos consideran de posconflicto, aunque para muchos el conflicto aún esté vigente y la guerra no haya terminado del todo, es a las víctimas, las que sufrieron en su propia piel los horrores de la violencia, el abandono y el destierro, a quienes debemos escuchar. Ellas tienen la memoria de los hechos cincelada en sus vidas. Sus relatos darán forma a la Memoria Histórica de la familia colombiana. De esos hechos debemos, como país, extraer la sabiduría necesaria para que nunca vuelva a repetirse la horrenda tragedia que enlutó, por décadas, nuestra tierra.

Este fue el propósito del Gobierno Nacional cuando expidió la Ley de Justicia y Paz, Ley 975 de 2005, creada por la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación (CNRR), la cual incluye dentro del derecho de reparación la preservación de la Memoria Histórica: “Se entiende por reparación simbólica toda prestación realizada a favor de las víctimas o de la comunidad en general que tienda a asegurar la preservación de la Memoria Histórica, la no repetición de los hechos victimizantes, la aceptación pública de los hechos, el perdón público y el restablecimiento de la dignidad de las víctima”. (Art. 8, Ley 975 de 2005).

Es un valioso concepto para sanar las heridas de un pueblo, tan herido por la violencia, la división y las guerras, casi desde el comienzo de su historia.

El problema estriba en el manejo y la politización de esas memorias. El uso y acomodo de la memoria de las víctimas para impulsar una posición política determinada, no para garantizar la reparación, la no repetición y los otros nobles mandatos de la Ley de Justicia y Paz, no permitirá una verdadera reconciliación entre nosotros.

Si realmente deseamos lograr construir un “nuevo país”, la no repetición, la aceptación de los hechos y la reparación de las víctimas, debe haber un propósito nacional, que incluya la voluntad de todos los actores del conflicto, de todos los partidos políticos, la sociedad civil, la iglesia Católica y la totalidad de iglesias y movimientos que acoge Colombia. De otra manera seguiremos en las mismas, incapaces de sacudir nuestra dolorosa herencia de violencia.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    CLÍNICA VETERINARIA CES

    Bajo el cuidado de sus profesionales, se recuperó con éxito una tigresa de bengala que se había fracturado.

    $titulo

    RUPERT STALDER

    El CEO de la poderosa Audi, fue detenido por el escándalo de emisiones conocido como el “dieselgate”.