Juan José Hoyos
Columnista

Juan José Hoyos

Publicado el 11 de junio de 2018

LA MUERTE DE UNA BALLENA

Todavía siento dolor por su muerte. Las fotografías la muestran cuando llegó a la playa, sin aliento, remolcada por varios botes. Después la dejan ver agonizando, bajo un toldo, acompañada por los biólogos marinos, en el refugio donde lucharon por mantenerla a flote y darle alimento. Por último, exhiben sus restos descuartizados, regados sobre el piso... Se ven manchas de sangre, vísceras y bolsas negras, como si la foto hubiera sido tomada en una carnicería.

Hablo de la ballena que murió esta semana en el golfo de Tailandia días después de haber sido rescatada ―flotando, inerte, e incapaz de nadar― en las aguas del canal de Songhkla, al sur de ese país del sudeste asiático. Después de destazarla, en su estómago fueron encontradas 80 bolsas de plástico que pesaban unos 8 kilogramos.

La ballena fue avistada el lunes y luego fue remolcada hasta la playa. Durante cuatro días, los biólogos del Departamento de Recursos Marinos y Costeros de Tailandia trataron de alimentarla. El viernes, poco antes de morir, en medio de vómitos y convulsiones, tras varios espasmos, expulsó por la boca cinco bolsas de plástico.

Los científicos que examinaron sus restos dijeron que el animal tenía una obstrucción intestinal causada por las bolsas. Estas habían impedido que se alimentara desde hacía varios días. Por esta razón, cuando fue hallada, estaba a punto de morir de inanición.

Jatuporn Buruspat, jefe del Departamento de Recursos Marinos y Costeros, dijo a los periodistas que la basura plástica enfermó a la ballena e hizo que fuera incapaz de cazar. La falta de alimento la fue debilitando. El funcionario lamentó que el animal muriera en uno de los mares más contaminados del mundo por los residuos de plástico y en la misma semana en que la Organización de las Naciones Unidas celebra el Día Mundial de los Océanos.

Las palabras del funcionario me hacen pensar que la muerte de la ballena en esta fecha y este lugar del mundo no es producto del azar.

Según los estudios divulgados por la ONU, casi la mitad de los residuos plásticos que se hallan en los océanos del sureste asiático proviene de las regiones costeras de China, Indonesia, Filipinas, Vietnam y Sri Lanka, en su mayoría vecinos de Tailandia. En el golfo de Tailandia, al menos 300 animales marinos, entre ballenas, tortugas marinas y delfines, mueren cada año después de haber devorado residuos plásticos.

Pero en el resto del mundo está ocurriendo lo mismo. El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente dice que el 80 % de la contaminación en los océanos es causada por los seres humanos que arrojan cada año a sus aguas ocho millones de toneladas de botellas de plástico, envases y otros desechos.

La ONU calcula que hoy en los océanos hay más de diez millones de toneladas de residuos plásticos. Esta contaminación está cobrando la vida de un millón de aves marinas y de 100 mil mamíferos marinos al año.

Los expertos aseguran que todo plástico producido hasta la fecha existe todavía en la tierra, así sea en las profundidades del mar, adonde es llevado por los ríos. Seguramente no está en el mismo lugar, ya que es arrastrado por las corrientes. Pero está, porque es un material que se descompone muy lentamente y sus partículas más pequeñas ―también llamadas microplásticos―, que no se ven a simple vista, se han mezclado con el plancton, que es el principal alimento de los peces.

Los peces lo comen, y las ballenas y los moluscos lo absorben. De este modo vuelve a nosotros ya no en bolsas, como en el caso de la ballena, sino en platos tan exquisitos como el coctel de camarones, los langostinos al ajillo o la sierra a la plancha.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    ENVIGADO HACIA EL TEATRO

    En su edición N°.19, este festival ofrecerá 15 días de artes escénicas con una nutrida y variada oferta.

    $titulo

    GUILLERMO ALFONSO JARAMILLO

    Alcalde de Ibagué. Amenazó con represalias a El Nuevo Día, cuya línea informativa no le gusta. Ya se disculpó.