Juan David Escobar Valencia
Columnista

Juan David Escobar Valencia

Publicado el 19 de junio de 2017

La soberbia del “gobierno incomprendido”

“Aunque es señal de santos, no todos los que se creen despreciados, lo son”... “El alma que empieza a encontrarse sola y a creerse incomprendida, fácilmente está envuelta en la soberbia”. Madre Trinidad de la Santa Madre Iglesia.

“J.M. no escribe ni escribirá, como Vd. Mejor que yo sabe, peor que muchos que andan por ahí ganando premios.”... “Probablemente no hará nunca nada –nada de verdad, se entiende-, porque tiene una formación deficiente y su circunstancia es pésima, pero se siente “distinto” y, por tanto, rebelde, y piensa (tal vez tenga razón) que lo de los demás es, casi sin excepciones, muy malo. De ello a suponer que lo suyo es muy bueno, y él un incomprendido, hay un facilísimo paso, que en cualquier momento estará dispuesto a dar. Y con ello tendremos al muchacho metido, como tantos otros, en la confortable caracola de su resentida y compleja mentira, que lo hará hosca, áspera y dolorosamente feliz para el resto de sus días”. Aunque por la descripción podría serlo, el J.M. de este texto no es el Juan Manuel que destroza nuestro país, sino como el poeta Salvador Espriu se refería al novelista barcelonés Juan Marsé.

Nuestro J.M. padece de los mismos males que el J.M. de Espriu. Se volvió repetitiva y patética su disculpa para intentar explicar su indetenible caída en las encuestas de favorabilidad (ya va en el 12 %), según la cual la razón de semejante catástrofe es por no saber comunicar.

El mismo embuste lo dijo hace años y nadie le creyó. La soberbia ha reemplazado las neuronas y pretende convencernos que los colombianos no lo comprendemos porque “no sabe informar” y los medios de comunicación, aunque muchos le siguen tapando sus equivocaciones y vergüenzas a cambio de pauta oficial, solo señalan lo malo.

Cada vez que es inocultable su ineptitud, intenta comprar la opinión con casas gratis o supuestas entregas de armas de sus aliados, pero los hechos lo abofetean cuando nada de ello resulta cierto. J.M., los colombianos no son estúpidos, por eso ganó el NO en el plebiscito diseñado a la medida de las Farc. Por mucho que culpe a la comunicación o a la supuesta incapacidad de comprensión de los colombianos, sabemos que sus 5 “locomotoras” están como chatarra parqueadas con los carros de basura de su aliado Petro, que ninguno de los PIPE´s del ministerio de Hacienda funcionó, que mató la inversión, desbordó el gasto público inútil, la deuda y aumentó vulgarmente la burocracia y los impuestos. Que su único logro material fue permitir que se quintuplicaran los cultivos de coca y su legado moral será la institucionalización de que en Colombia “Ser pillo paga”.

No fabule más. En vez de líder, más bien pertenece al grupo, como dice Juan Pablo Carillo Hernández, de “impedidos emocionales que han encontrado en la figura del genio incomprendido la mentira que se cuentan a diario para justificar su miseria personal”.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    SELECCIÓN PERÚ

    Superó a Nueva Zelanda en gran partido y tras 36 años de espera regresará a un Mundial de Fútbol.

    $titulo

    RAFAEL MARTÍNEZ

    Alcalde de Santa Marta, fue suspendido tres meses de su cargo por participación en política.