David Santos Gómez
Columnista

David Santos Gómez

Publicado el 22 de mayo de 2018

La victoria de los asesinos

El gobierno israelí cometió una masacre contra el pueblo palestino y no siente remordimiento. Mató, a tiros de fusil, a hombres, mujeres y niños que protestaron contra las ilegalidades y el abuso de su territorio por parte de Benjamín Netanyahu y contra la vergonzosa decisión de Donald Trump de trasladar su embajada a Jerusalén. Y mató en vivo, sin pausa, con francotiradores y gases que ahogaban a bebés de brazos. Y asesinó justificándose, diciendo que no siempre se acierta al disparar a las piernas, que no se puede encarcelar a todos los que protestan. Que la culpa es de Hamás.

Un primer ministro como Netanyahu, con su sonrisa irónica y sus aplausos a la desgracia palestina, solo produce arcadas. Un mundo político, consciente de tamaña desgracia, pero incompetente para frenar ese dolor, produce ira, lástima y vergüenza.

La multilateralidad ya no camina o lo hace de forma desbalanceada. Las Naciones Unidas asisten impotentes a un Medio Oriente hecho trizas por la plaga de los nacionalismos y la patanería de Washington y aún cuando propone investigaciones del desmadre ocurrido en Gaza, los estudios y las pesquisas nacen muertas, con palos en la rueda y amenazas desde la Casa Blanca. Cualquier iniciativa de aclarar el abuso cometido por el gobierno de Israel se vuelve una empresa imposible.

Sin límites para sus abusos, Netanyahu se ha envalentonado y cada día va por más. Por más muertos palestinos, por más muros ilegales, por más territorio que no le pertenece. Lo quiere todo y lo quiere ya. Sin cumplimiento alguno de los acuerdos firmados y sin el más mínimo respeto por el derecho internacional. La única ley es la suya. La idea de dos Estados se ve tan lejana que pocos se atreven a considerarla viable y los últimos hechos han transformado en utopía cualquier mediación posible en esta guerra de mil aristas. Europa no sabe cómo reacomodar sus fichas y Estados Unidos se excluyó de un manotazo por sus preferencias hacia un aliado al que se le condonan todos los abusos.

Nadie para esto. Los festejos en Jerusalén mientras de un lado se inauguraba la sede estadounidense y del otro se masacraba sin piedad, es la fotografía perfecta y patética de una nueva era de la desgracia. La del triunfo de los asesinos sobre la diplomacia.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    JON MCBRIDE

    Astronauta estadounidense del transbordador Challenger, estuvo en Medellín dando charlas para jóvenes.

    $titulo

    AGRESIÓN A GUARDAS DE T.

    En video quedó la violenta e injustificada agresión a unos agentes de tránsito que hacían un operativo.