Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 08 de diciembre de 2017

Llega la Guerra

Por Martín González Ospina
Universidad Pontificia Bolivariana.
Facultad de Derecho, 1° semestre
martingospina@gmail.com

Se avecinan tiempos difíciles, específicamente tiempos electorales, la manipulación, la publicidad empalagosa, la competencia sucia, las redes clientelares, la repartición de mercados, tejas, ladrillos, tamales, entre otras tácticas milenarias se acercan para combatir en una guerra histórica que ha marcado la sociedad colombiana, la guerra de la curul y el palacio.

Pero ¿Cuál es el fin último? Esta pregunta se responde por sí sola, el fin es obtener el poder, para abrazarlo, derrocharlo, valerse de él, y así llegar a la cúspide de la carrera política. Ahora, las preguntas más complejas son ¿para qué el poder? y ¿Para qué la política? Al responder correctamente, es necesario clasificar a los combatientes de la guerra según sus intereses, pues habrá quienes únicamente busquen el poder por un acto de vanidad personal, un capricho avivado por la codicia inagotable del alma humana, una ambición desmesurada, y serán estos dignos ejemplos del vencimiento de las pasiones sobre la razón tal y como lo describía Spinoza.

Pero también existe otro grupo de contrincantes, quienes tienen el fin más trágico de todos, los que ven en el poder y la política una magnífica fuente de lucro personal conseguido a través de todo tipo de artimañas y operaciones fraudulentas, posibles gracias a la existencia de gigantescos bloques humanos dedicados al mismo objetivo. Estos, sin duda, han colmado al Estado y sus instituciones a lo largo de los años, ejecutan sus planes macabros a expensas de los colombianos, y al igual que sus anteriores rivales, los vanidosos, conocen a la perfección el arte del ilusionismo y la fantasía para encubrir sus intenciones.

Max Weber ya los distinguía, y los tituló como los que viven de la política, pero además los diferenció de los últimos integrantes de la guerra, denominados como los que viven para la política, quienes al igual que en la Grecia antigua entienden esta actividad respaldada en el poder, como una capacidad de servicio, desarrollada mediante la ética y la responsabilidad para construir el bien común; su arma es un cursus honorum impecable, y aunque parezca difícil creerlo, en Colombia existen por puñados, y por lo tanto, la tarea del ciudadano es identificarlos, ver más allá del disfraz del discurso, pero al ciudadano también le corresponde ser firme en sus convicciones y resistente a las estratagemas de los vanidosos y los calculadores, pues si se busca una cambio, no hay otra alternativa.

*Taller de Opinión es un proyecto de
El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades
e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    COLOMBIA LIBRE DE AFTOSA
    Tras superar el brote de este año
    con vacunación, nuestro país recuperó el estatus de libre de fiebre aftosa.

    $titulo

    GABRIEL GARCÍA MORALES
    Exviceministro de Transporte. Condenado a cinco años de prisión, por corrupción en el caso Odebrecht.