The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 14 de julio de 2018

LO QUE AMÉRICA CONSIGUE DE LA OTAN

Por Nicholas Burns
redaccion@elcolombiano.com.co

Donald Trump se preparó para la cumbre de la OTAN de esta semana haciendo lo que ningún presidente había hecho antes: argumentando que la alianza es un mal negocio para el pueblo estadounidense. La semana pasada en Great Falls, Montana, dijo que le había dicho a la canciller Angela Merkel de Alemania: “No sé cuánta protección obtenemos al protegerlos a ustedes”. Trump ha sido aún más duro con la Unión Europea, calificándola “como” tan mala como el TLCAN “y agregando que “A veces nuestros peores enemigos son nuestros supuestos amigos “.

He visitado cuatro países europeos en las últimas dos semanas, y ha sido impactante ver cuánto respeto ha perdido Estados Unidos ante los ojos de sus aliados. Los líderes europeos señalan el apoyo de Trump a los populistas antidemocráticos en Hungría, Polonia e Italia. Ven su reciente ataque en Twitter contra Merkel como un intento transparente de sacarla de su puesto.

Muchos temen que ahora pueda eliminar las sanciones estadounidenses contra Moscú por su ocupación de Crimea después de su reunión con el presidente Vladimir Putin de Rusia en Finlandia la próxima semana. La confianza en Trump se ha desplomado tanto que el ministro de exteriores alemán, Heiko Maas, recientemente agrupó “la política ególatra de Donald Trump de América Primero” junto con Rusia y China como preocupaciones globales.

Es probable que nada de esto, por supuesto, moleste a Trump, quien permanece inalterable en su creencia de que cualquier que haya sido el beneficio para Estados Unidos en el pasado como resultado de la alianza trasatlántica, el país ya no se beneficia. Pero está equivocado -hay razones convincentes por las que la OTAN en particular será una ventaja marcada para la seguridad americana lejos en el futuro.

Primero, las formidables fuerzas convencionales y nucleares de la OTAN son la manera más efectiva de proteger a Norteamérica y Europa -el corazón del mundo democrático- de un ataque. Amenazas a nuestra seguridad colectiva no han desaparecido en el siglo XXI. Putin sigue siendo un adversario determinado a la caza de elecciones americanas y de Europa oriental. La OTAN es un multiplicador de fuerza: Estados Unidos tiene aliados que permanecerán a nuestro lado, mientras que Europa no tiene ninguno.

Una segunda razón para mantener la alianza transatlántica es el futuro económico de Estados Unidos. La Unión Europea es el socio comercial más grande de nuestro país, y su mayor inversionista. Estados Unidos y la Unión Europea son las dos economías más grandes del mundo, y pueden dirigir el comercio global para ventaja propia si permanecen juntos. Más de cuatro millones de americanos trabajan para empresas americanas en los Estados Unidos. Cuarenta y cinco de los 50 estados exportan más a Europa que a China.

Tercero, los futuros líderes americanos encontrarán que Europa es nuestro socio más capaz y dispuesto para enfrentar las amenazas más grandes a la seguridad global: cambio climático; carteles de droga y cibercrímenes; terrorismo; pandemias y migración masiva de África y Medio Oriente. Y los aliados de Estados Unidos de la OTAN seguirán siendo indispensables para salvaguardar la democracia y la libertad, bajo el asalto de Rusia y China.

Trump puede creer que sus ataques abrasadores contra las políticas comerciales y los presupuestos de defensa de Europa son una buena táctica de negociación antes de la cumbre. Pero de hecho ya han hecho un daño enorme. Si bien no puede matar directamente a la OTAN, el público estadounidense y el Congreso lo apoyan demasiado, ha erosionado importantes niveles de confianza y buena voluntad. Como quedó claro durante mis recientes visitas por Europa, se ha abierto una brecha peligrosa en la alianza transatlántica, la peor de las últimas siete décadas.

Trump quiere que los estadounidenses crean que sus aliados simplemente se están aprovechando de ellos. El 11 de septiembre de 2001, fui testigo de una realidad bastante diferente como embajador americano ante la OTAN. Canadá y los aliados europeos se ofrecieron como voluntarios horas después de los ataques para invocar el Artículo 5 del tratado de la OTAN, que obliga a todos los miembros a responder a un ataque contra un solo miembro, por primera vez en la historia. Vinieron en nuestra defensa cuando más los necesitábamos. Enviaron tropas para luchar con nosotros en Afganistán. Todavía están allí con nosotros 17 años después.

¿Ahora vamos a desechar esa protección mutua, y hacerlo solos en un mundo peligroso del siglo XXI? Ese sería un error histórico. Pero es allí donde nos podríamos encontrar si la vendetta antieuropea de Trump continúa.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    ALBERTO DONADÍO COPELLO

    Ganó el Gran Premio a la Vida y Obra de un Periodista del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar.

    $titulo

    RETENES DE LADRONES

    En Toledo, Norte antioqueño, una banda se dedicaba al hurto a viajeros en las carreteras de esa región.