The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 31 de agosto de 2018

Lo que nos enseñó John McCain sobre la tortura

Por Matt Welch
redaccion@elcolombiano.com.co

Fue ese otro senador convertido en prisionero de guerra, el incansablemente valiente Jeremiah Denton, quien primero señaló a la inteligencia militar de los Estados Unidos -señalando “Tortura” en código Morse durante un video de propaganda- que nuestros prisioneros de guerra en Vietnam del Norte estaban siendo tratados en flagrante violación de la Convención de Ginebra. Pero fue John McCain quien introdujo ese maltrato visceralmente en las salas estadounidenses, a través de una angustiosa entrevista en una cama de hospital transmitida por CBS News en el otoño de 1967.

Ojos temibles que se salían de su cabeza, McCain habla vacilante, con obvio dolor físico, mientras lucha en una batalla perdida para evitar que sus labios tiemblen. “Me gustaría decirle a mi esposa”, dice al final, apenas manteniéndose en calma, “me pondré bien”. La predicción no inspiró confianza.

McCain, que murió el 25 de agosto a los 81 años, pasó más de medio siglo tratando de enseñarnos sobre la tortura, que produce inteligencia defectuosa, que “cada hombre tiene un punto de quiebre”, que el personal militar obtiene un orgullo motivacional del hecho de que EE. UU. tiene estándares morales superiores a los de sus corruptos adversarios. “Su última resistencia”, escribe en su último libro, “The Restless Wave” (escrito como siempre con Mark Salter), “la que se pega, la que hace que la víctima sea superior al torturador, es la creencia de que si las posiciones fueran invertidas usted no los trataría como lo han tratado a usted”.

Esa lección se está desvaneciendo en 2018, ignorada tanto por un presidente que cree que la tortura “funciona absolutamente” como por un cuadro de resistencia de exoficiales de seguridad nacional cuyas mentiras descaradas sobre la práctica aún no han dejado una marca notable, ya sea en ventas de libros o contratos de televisión por cable.

Cuando Osama bin Laden “finalmente se encontró con el destino que merecía, los apologistas de la tortura aparecieron en los noticieros de cable y periódicos afirmando que no habría sido encontrado sin inteligencia obtenida mediante el uso de EIT” -técnicas de interrogatorio mejoradas, McCain gruñe en The Restless Wave. “En verdad, la mayoría de las afirmaciones de la CIA de que los interrogatorios abusivos de detenidos habían producido pistas vitales para ayudar a localizar a Bin Laden fueron exageradas, engañosas y, en algunos casos, completa m...da”.

Para su gran mérito, McCain no solo hizo estas críticas con una retrospectiva de siete años, sino en tiempo real, cuando los estadounidenses todavía se estaban felicitando por la tan esperada captura de bin Laden. “En última instancia, esto es más que un debate utilitario”, escribió en su momento en The Washington Post. “Este es un debate moral. Se trata de quiénes somos”.

Gran parte de lo que sabemos sobre el uso de la tortura en el país después del 11 de septiembre llegó como resultado del informe del Comité Selecto de Inteligencia del Senado en 2014 sobre el programa de detención e interrogación de la CIA. Ese documento, del cual sólo un resumen de 525 páginas se ha puesto a disposición del público, detalla no sólo un nivel psicótico de brutalidad sino también una indiferencia burocrática hacia la tortura infligida en personas inocentes.

Solo un republicano en el comité, Susan Collins de Maine, votó para aprobarlo; el resto dio a conocer un informe de minoría refutando sus conclusiones. La de McCain era una voz solitaria de alabanza republicana. “Este informe fortalece el autogobierno y, en última instancia, creo que la seguridad y la estatura de EE. UU. en el mundo”, dijo en el pleno del Senado.

En su libro reciente, McCain destacó por desdén a una serie de exdirectores de la CIA que en estos días se pueden encontrar en un gran escándalo por la falsedad del presidente Donald Trump. George Tenet, Porter Goss y Michael Hayden engañaron a la Casa Blanca, al Congreso y al director de Inteligencia Nacional acerca de la efectividad del programa”, escribe.

A los republicanos que se oponen a los Trump por estos días se les critica con frecuencia justificadamente que no se oponen de manera significativa a las políticas o al personal del presidente.

Pero uno de los últimos actos de McCain como senador fue instar a sus colegas a votar en contra de la nominación de Gina Haspel para convertirse en directora de la CIA. Su papel en “supervisar el uso de la tortura por parte de los estadounidenses es inquietante”, escribió desde su lecho de enfermo en Arizona. “Su negativa a reconocer la inmoralidad de la tortura es descalificante”.

Al final, solo dos senadores republicanos encontraron el argumento persuasivo. La política contra la tortura está pasada de moda.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    IDA VITALE

    Poetisa uruguaya. Ganó el Premio Cervantes, uno de los galardones más importantes de las artes en español.

    $titulo

    UN AÑO SIN EL ARA SAN JUAN

    Un año perdido en las profundidades del Océano Atlántico ajustó el submarino argentino ARA San Juan.