The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 02 de diciembre de 2016

LO QUE TRUMP EXTRAÑA DE CUBA

Por WILLIAM M. LEOGRANDE

redaccion@elcolombiano.com.co

Donald J. Trump nunca se ha sentido obligado a seguir las normas convencionales, ni en los negocios ni en la política, y ese iconoclasmo lo ha convertido en multimillonario y presidente electo de los Estados Unidos. Pero si cree que puede utilizar sus prácticas en el extranjero como modelo para negociaciones con gobiernos extranjeros, debe alistarse para un duro despertar, especialmente con Cuba. Los acuerdos de negocios extranjeros de Trump han sido lucrativos, pero ejemplifican el estilo de favoritismo y tratos sospechosos que caracterizaron las prácticas de negocio americanas en Cuba antes de la revolución de Fidel Castro, prácticas que atizaron el nacionalismo cubano, aumentaron la popularidad de Castro y llevó al decomiso de más de mil millones de dólares en propiedad americana.

En una escena de “El Padrino II,” el dictador de Cuba, Fulgencio Batista, muestra un teléfono de oro en presencia de líderes de negocios americanos quienes lo obsequiaron en agradecimiento por sus políticas amigables de negocios.

El crimen organizado controlaba la industria de la hospitalidad en los años 50, los hoteles, casinos, bares y clubes, junto con los vicios asociados con drogas, juegos de azar y prostitución. La policía miraba a otro lado y Batista conseguía un pedazo de la torta.

Para Castro y muchos otros cubanos, tal comportamiento era un insulto a la dignidad nacional y la soberanía. En 1963, un reportero francés citó al presidente John F. Kennedy diciendo en una entrevista, “Ahora, tendremos que pagar por esos pecados”.

Los amargos recuerdos de esos años llevaron a que Castro expulsara negocios americanos y el cierre de la industria del turismo. Pero este estilo de colusión desagradable entre empresas y el gobierno había sido rutina en las operaciones extranjeras de Trump, como lo ha reportado The Times. Trump incluso envió a consultores a Cuba en 1998 para investigar un negocio de hotel, aunque violaba sanciones económicas americanas.

¿Llevará Trump su estilo de hacer negocio a la Casa Blanca? Hasta ahora ha sido impreciso en cuanto a cómo trazará una línea entre sus negocios y su presidencia.

La muerte de Castro llevó a Trump a reiterar una promesa de campaña que hizo: Si Cuba no está dispuesta a negociar mejores términos con Washington, revocará la política de compromiso del presidente Obama. “Si Cuba no está dispuesto a hacer un mejor acuerdo para el pueblo cubano, los cubano-americanos y los Estados Unidos en general, pondré fin al acuerdo” tuiteó.

La relación entre Estados Unidos y Cuba que heredará del presidente Obama realmente no es el resultado de solo un acuerdo sino un tejido complejo de muchos “acuerdos, más de una docena de acuerdos bilaterales.

¿Qué tipo de resultados puede esperar Trump de un nuevo acuerdo? Por dos años, negociaciones diplomáticas entre Washington y La Habana han avanzado a una velocidad implacable, con una docena de nuevos acuerdos firmados, desde protección ambiental hasta cooperación de fuerzas policiales contra traficantes de drogas.

Pero la soberanía es algo distinto. Raúl Castro, como su hermano, siempre ha descartado la negociación de los arreglos domésticos y políticos de Cuba. Durante la política de normalización de Obama, Cuba ha demostrado progreso modesto en cuanto a libertad religiosa, liberalización económica y hasta libertad de expresión. Pero estos no fueron resultados de negociaciones directas ni demandas de Washington. Estos son subproductos de tensiones reducidas entre Estados Unidos y Cuba, atribuible al compromiso mismo.

Lo que con seguridad no conseguirá es el estilo de negocios encantadores que ha conseguido en otros lugares para la Organización Trump. Los cubanos no tienen interés alguno en regresar a ese tipo de capitalismo de amigotes. Pero como presidente, podría hacer negocios que sirvan los intereses tanto del pueblo americano como del cubano. Un regreso a la hostilidad, los insultos y fanfarronadas como política no servirán los intereses de ninguno y sería un enorme y conspicuo fracaso del arte del negocio.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    VICTORIA EUGENIA RAMÍREZ

    Secretaria de Gobierno de Antioquia, por su decidida acción al prohibir totalmente la pólvora.

    $titulo

    ROBO DE ARMAS A LA POLICÍA

    No aparecen 38 revólveres y 13 pistolas del armerillo de la Escuela de la Policía de Barranquilla.