The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 18 de noviembre de 2017

LO SUFICIENTEMENTE VALIENTE PARA ENFURECERNOS

Por LINDY WEST
redaccion@elcolombiano.com.co

El mes pasado, un corresponsal de Access Hollywood le pidió a la actriz Uma a Thurman que hiciera algún comentario sobre el abuso de poder en Hollywood, presumiblemente a la luz de las acusaciones de asalto sexual en contra del productor Harvey Weinstein. Hablando lenta y deliberadamente, con los dientes apretados, Thurman respondió: “No tengo una cita ordenada para dar, porque he aprendido que cuando hablo con enojo, por lo general lamento como me expreso. Así que he estado esperando para sentirme menos enojada. Y cuando esté lista, diré lo que tengo que decir “.

Thurman está furiosa, como hemos estado todas. Estamos furiosas por todo el tiempo que hemos sido ignoradas, furiosas por las que hace mucho tiempo fueron castigadas por decir la verdad, furiosas por haber escuchado durante toda nuestras vidas que no tenemos derecho a estar furiosas.

Solo en los últimos meses hemos visto a Carmen Yulín Cruz, alcaldesa de San Juan, Puerto Rico, ridiculizada por la extrema derecha por criticar la anémica respuesta de Donald Trump al huracán María (“Estamos muriendo aquí”, dijo Cruz a los medios de comunicación, “estoy pitando de la ira”), y la congresista de Florida Frederica Wilson fue inundada con abusos después de que describiera la llamada de Trump a la viuda militar Myeshia Johnson como “insensible” y “un insulto”. Cruz y Wilson fueron blancos directos del presidente en Twitter, incesantemente vuelto memes y regurgitado, rediseñado y recordado por su obediente horda en la red.

Apenas esta semana, Juli Briskman, una contratista del gobierno, fue despedida de su trabajo después de que una foto que la muestra haciendo un gesto obsceno a la caravana presidencial se volvió viral. Solange, Britney Spears, Sinead O’Connor, the Dixie Chicks, Rosie O’Donnell -lucho por pensar en mujeres que han perdido su calma en público y no enfrentaron ridiculización, ruina temporal, o ambas cosas. Acusaciones de ser una “mujer negra rabiosa” persiguieron a Michelle Obama durante su tiempo en la Casa Blanca, a pesar de ocho años de equilibrio imperturbable (las mujeres negras sufren desproporcionadamente bajo este paradigma). La mancha de décadas de Hillary Clinton como una musaraña desquiciada culminó hace un año cuando, a pesar de mantener una calma sobrenatural durante toda la campaña más brutal en la memoria.

No solo se espera que las mujeres soporten violencia sexual, violencia del compañero íntimo, discriminación en su lugar de trabajo, subordinación institucional, la expectativa de trabajo doméstico gratuito, la culpa de nuestra propia victimización, y todas las cortadas más sutiles e invisibles que nos menosprecian a diario, no se nos permite sentir rabia sobre ello. Cierre los ojos y piense en los Estados Unidos.

Se espera que guardemos silencio sobre los hombres que se aprovechan de nosotras, como si su depredación fuera nuestra elección, no la de ellos. Se espera que nos sentemos en silencio mientras los hombres debaten si se debe permitir o no que el Estado use nuestros cuerpos como incubadoras. Se espera que no nos quejemos a medida que somos disminuidas, degradadas y desacreditadas.

Se espera que acordemos (¡y cumplimos!) con la advertencia paternal de que es irresponsable e hiperemocional pedir una presidenta después de 241 años de hombres, porque eso sería simbólico, antidemocrático y peligroso, como si generaciones de políticos blancos masculinos no hubieran demostrado estar totalmente desinteresados en el cuidado de las necesidades de las comunidades a las que no pertenecen. Como si el control monopólico de los hombres blancos sobre el poder en Estados Unidos no desmintiera precisamente el tipo de “políticas de identidad” que pretenden aborrecer. Como si las mujeres competentes y calificadas estuvieran tan escasas que incluso una búsqueda concertada, sincera, a gran escala de una sería una posibilidad remota, y cualquier candidata resultante sería un compromiso.

Mientras tanto, como recuerdo de la barra para la competencia masculina, Donald Trump es el presidente.

Votantes el martes -algunos furiosos, algunos esperanzados a pesar de sí mismos- salieron a las urnas y contaron un cuento diferente: la primera mujer abiertamente transgénero elegida a la legislatura de Virginia, una oleada de candidatas demócratas en todo el país, muchas de ellas victoriosas.

No me llamé feminista hasta que tenía casi 20 años. Mi mundo me había enseñado que las feministas eran feas y ridículas, y no quería ser fea y ridícula. El feminismo es la manifestación colectiva de la ira femenina.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    LEONEL ÁLVAREZ ZULETA

    Con seis meses de trabajo, el técnico antioqueño fue campeón en Paraguay con el Cerro Porteño.

    $titulo

    JOSÉ CIRILO HENAO J.

    Alcalde de El Peñol. Capturado. Lo investigan por presunta irregularidad en celebración de un contrato.