Aldo Civico
Columnista

Aldo Civico

Publicado el 21 de julio de 2018

Los 100 años de Nelson Mandela

Hace cien años nacía Nelson Mandela, uno de los grandes líderes que la humanidad ha conocido, y cuyo ejemplo vale la pena conmemorar, dada la realidad tan polarizada en la cual vivimos hoy.

De hecho, Mandela fue un líder transformador que cambió la historia de su país, no solamente porque se negó a aceptar la realidad que lo rodeaba, sino también porque personificó valores e ideales que contradecían a los paradigmas dominantes del poder. Promovió una cultura política del perdón y de la reconciliación que derrumbó a la cultura de la discriminación y de la violencia. De esta manera, Mandela demostró con su ejemplo la fuerza que tiene aquello que generalmente es considerado débil, como el diálogo, la paciencia y la moderación, al mismo tiempo que demostró la debilidad de quienes creen en la fortaleza de la discriminación, en el abuso del poder y la violencia. Mandela fue absolutamente subversivo y transgresor en su manera de definir y utilizar al poder. Logró lo que los violentos nunca logran.

Cuando leí su autobiografía, El Largo Camino hacia la Libertad, me impresionó que su noción de liderazgo estuvo influenciada desde su infancia por el ejemplo del líder que gobernaba a su tribu. Cuando reunía al concilio para debatir temas importantes para la vida de la tribu, el líder acogía a sus miembros en su casa. Los saludaba, les compartía el motivo de la reunión y después se quedaba en silencio hasta que la reunión estaba llegando a su fin. Todos tenían el derecho a la palabra, y el joven Mandela quedaba impresionado de la vehemencia con la cual a veces los presentes criticaban al líder, quien mantenía su calma, no reaccionaba. Las reuniones duraban horas, y no terminaban hasta que no se lograba el consenso pleno. Escribe Mandela, “Y no dejo de recordar el axioma del gerente: un líder es como un pastor que permanece detrás del rebaño y permite que los más ágiles vayan por delante, tras lo cual, los demás les siguen sin darse cuenta de que en todo momento están siendo dirigidos desde atrás”.

Quizás, fueron también las cualidades de este líder las que le demostraron la fortaleza del silencio y de la escucha para abrir espacios de diálogo, consenso, y democracia cumplida, y que inspiraron la gracia y la generosidad con las cuales lideró a su país hacia la reconciliación y al abrazo de sus enemigos. Mandela fue verdaderamente el ejemplo de un líder consciente y generativo, además de ser un líder político astuto y perspicaz, que utilizó el poder político, como lo recordó en estos días Bill Clinton, para promover causas nobles y avanzar al bien común.

No es superfluo destacar estas características de Mandela, en un mundo en el cual nos hemos convertido en expertos en dividir en lugar de unir, y donde el resentimiento y el odio parecen poder más que la compasión y el amor. Como dijo Barack Obama en estos días en Johannesburgo, conmemorando a Mandela, “si realmente queremos continuar el largo camino de Madiba hacia la libertad, vamos a tener que trabajar más duro, y vamos a tener que ser más inteligentes”.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    HUELLA VIVA

    Adelanta cinco proyectos para el cuidado de la naturaleza (felinos, bosques, etc.) en el Oriente antioqueño.

    $titulo

    RODRIGO DUTERTE

    El polémico presidente de Filipinas la emprendió ahora contra los obispos católicos con ofensas y amenazas.