The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 24 de agosto de 2018

Los abuelos inmigrantes que EE.UU. necesita

Si usted paseó por los parques de Flushing, Queens, este verano, habrá visto a multitudes de abuelas inmigrantes chinas cuidando a sus nietos nacidos en Estados Unidos.

Las madres y los padres estaban trabajando durante todos estos largos días de verano. Para aquellos que no pueden pagar guarderías y campamentos costosos, en un país que no hace casi nada para ayudar a las familias trabajadoras a cuidar a sus hijos, los abuelos son un salvavidas. Y cada vez más, son inmigrantes.

Uno de nosotros, Xuemei Cao, recientemente pasó tiempo con una familia de Flushing que se mudó de China rural hace años. Todos los días, la madre, el padre y el abuelo abordan autobuses organizados por sus empleadores para llevarlos a trabajar en restaurantes chinos. Salen de su casa alrededor de las 10 cada mañana y regresaron alrededor de las 10 cada noche. En su ausencia, la abuela realiza todas las tareas domésticas y cuida a los dos nietos nacidos en Estados Unidos. La administración de Trump ahora está amenazando esos arreglos.

El Presidente ha estado presionando por una ley que pondría fin a la inmigración familiar, a lo que él llama “horrible migración en cadena”. Incluso utilizó a los niños migrantes separados de sus padres en la frontera como moneda de cambio para tratar de convencer a los demócratas de tal propuesta, antes de que un juez ordenara que fueran entregados a sus familias.

En junio, la Cámara derrotó un plan de Bob Goodlatte, el congresista republicano de Virginia, que habría restringido la inmigración legal a través del programa de reunificación familiar para que solo los cónyuges e hijos menores de ciudadanos estadounidenses pudieran inmigrar, pero no los abuelos. Una semana después, el llamado proyecto de ley de compromiso del Partido Republicano sobre inmigración también fue derrotado. De acuerdo con los analistas del Instituto Cato, en los próximos dos decenios habría reducido los patrocinios de cónyuges, hijos menores y padres de ciudadanos estadounidenses en alrededor de 215.000. Pero los republicanos aún no se dan por vencidos.

La determinación de la administración Trump de separar familias ha formado la columna vertebral de su política de inmigración desde el primer día. Estas propuestas reflejan una incomprensión fundamental de las familias estadounidenses del siglo XXI y contradicen el principio de unidad familiar que ha guiado la política de inmigración estadounidense durante los últimos 50 años.

Según datos del Departamento de Seguridad Nacional, el número de residentes permanentes legales admitidos como padres de ciudadanos estadounidenses ha aumentado a 174.000 en 2016, de alrededor de 56.000 en 1994, un aumento del 15 % comparado con el 7 % de todas las admisiones.

Estados Unidos necesita a esos inmigrantes mayores. Padres mayores sirven como recursos valiosos, frecuentemente ayudando con cuotas iniciales para casas y con cuidado de los niños y oficios domésticos mientras que los inmigrantes más jóvenes manejan sus complicados horarios de trabajo. Su ayuda es gratis y confiable, permitiendo que sus hijos adultos trabajen, mejoren su inglés y avancen su educación, integrándose así más rápidamente en la sociedad americana.

Los ancianos inmigrantes también ayudan a las familias trasplantadas a mantener una sensación de continuidad. Pueden servir como intermediarios culturales enseñando a los nietos sobre el idioma, la religión, la comida y las tradiciones culturales de su país de origen. Sus informes de historias familiares pueden servir como fuente de orgullo étnico y empoderamiento personal para las generaciones más jóvenes que buscan sus identidades como minorías raciales y étnicas.

En lugar de reducir nuestra concepción de lo que es una familia, debemos ampliarla. Cuando una de nosotras, Stacy Torres, tenía 16 años y era la mayor de cuatro hermanos, su madre murió. Su padre quería traer a su sobrina de Chile para ayudar a la familia. Pero las sobrinas no contaban como miembros elegibles de la familia bajo el programa de reunificación. Entonces la familia luchó para seguir adelante.

El apoyo de los cuidadores familiares puede ser invisible para los de afuera, pero es esencial para el bienestar de las familias transnacionales, especialmente en un país que carece de un sistema de cuidado infantil asequible. Los planes republicanos para restringir la migración basada en la familia no ayudarán a los estadounidenses: los perjudicarán al privar a muchos de nuestros ciudadanos más jóvenes de los beneficios sociales, sicológicos y económicos de los fuertes vínculos familiares.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    ALBERTO DONADÍO COPELLO

    Ganó el Gran Premio a la Vida y Obra de un Periodista del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar.

    $titulo

    RETENES DE LADRONES

    En Toledo, Norte antioqueño, una banda se dedicaba al hurto a viajeros en las carreteras de esa región.