Ramiro Velásquez Gómez
Columnista

Ramiro Velásquez Gómez

Publicado el 13 de octubre de 2017

Los constructores son los que mandan

Para ser realistas, no hay Plan de Ordenamiento Territorial que resista la voracidad de los constructores (a pocos se les puede llamar urbanizadores).

Bajo su impulso el paisaje de las montañas del Aburrá desaparece. Se llenan de edificios y condominios. Se ve en Sabaneta y Envigado y en diferentes zonas del occidente de Medellín, de Guayabal a Robledo, pasando por Belén.

Los barrios, digámoslo, los están conformando esos constructores, casi que a la topa tolondra. En El Colombiano del domingo pasado un extenso informe mostraba los casos de San Antonio de Prado, la Loma de los Bernal, Calasanz y Robledo que están embotellados, sin vías. Sobre una estrecha calle se van levantando edificaciones que saturan la capacidad vial y le queda al Municipio la carga, que con el paso de los años entra a remediar con los ‘planes parciales’, costosos y a destiempo aparte de que en ocasiones esa solución se agota pronto por el ritmo constructor.

Prado, por ejemplo, tiene solo una vía para casi 120.000 habitantes.

Un modelo que, como expresó en el artículo el concejal Daniel Carvalho, es un desastre anunciado que replica el fracaso de El Poblado.

Se ha dado, se está dando y se seguirá dando, que es lo peor. Si bien el POT incluye la redensificación del corredor del río la presión sobre las laderas se mantendrá con proyectos cada vez más alejados de los medios de transporte masivo, creando nuevas obligaciones a la Administración y deteriorando la calidad de vida ciudadana.

El periódico Gente de El Poblado trae un caso inquietante. Ante dudas ciudadanas sobre un edificio que se construye en El Diamante, sector de El Poblado, el constructor, léase bien, dice que a él no le corresponde la conectividad ambiental que eso es tarea de la Alcaldía, pues pagan impuestos. Y como debe talar árboles afirma que “son árboles comunes y corrientes que si bien hacen parte de un paisaje, están en un lote para construir”. (¿Esperaba que dieran frutos de oro para no ser comunes?).

Son los constructores los que les imponen el ritmo a las administraciones, pegados de la norma o con el extraño consentimiento de estas en ciertos casos.

Medellín y el Aburrá se quedan sin montañas. En unos años el paisaje será color ladrillo. Y subir o bajar de esas zonas será una larga odisea.

Maullido: Nueva definición de tortura: tratar de ingresar a la estación Itagüí del metro después de las 5:30 pm.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    PARQUE DE SANTA FE DE ANT.

    La Ciudad Madre estrena un parque principal, adecuado a sus

    necesidades y patrimonio cultural.

    $titulo

    ABANDONO DE RECIÉN NACIDOS

    Crecen los casos de estas dolorosas historias que no se deben seguir repitiendo en nuestra sociedad.