Ana Cristina Restrepo Jiménez
Columnista

Ana Cristina Restrepo Jiménez

Publicado el 08 de agosto de 2018

Los “dotores”

El amplio espectro de la fragilidad humana ofrece cuatro retratos casi perfectos: un bebé en una incubadora, un despojado (damnificado o desplazado), un artista antes de salir al escenario y un académico en proceso de entrega de su tesis de maestría o doctorado.

La proliferación de funcionarios que mienten sobre su formación académica coincide con el discurso, en las redes sociales y programas de opinión, de algunos panelistas que piden ser citados según su alcurnia intelectual: “Llámeme maestro/doctor”. Y como la soberbia no tiene techo, censuran a quienes tienen alguna voz pública –activistas sociales, actores, funcionarios, comerciantes– sin diplomas que los acrediten.

¿“Doctor es cualquier pendejo”?

Un país que a diario maltrata las palabras es campo abonado para los estereotipos: los títulos académicos de Ph.D. suelen ocultar historias de pensamiento y sufrimiento (intelectual, personal, económico, cuestiones de equidad social, entre otros).

Todos los “doctores” no son burócratas de segunda. Pero tampoco son dioses...

El conocimiento académico no se reivindica a fuerza de despotismo y superioridad intelectual. (Los seres más grandes que he conocido, a través de lecturas y entrevistas, evidencian que el conocimiento es para compartir, no para presumir de él; para mostrarnos lo insignificantes que somos ante la inmensidad del universo).

Un título de doctorado para ‘descrestar’ es un símbolo de ‘clase’ y ‘poder’ despojado de sentido; el conocimiento convertido en un banal objeto de exhibicionismo. Consumismo de élite.

No se trata de negar la relevancia de la educación y la academia en la sociedad: pertenezco a una comunidad académica, he padecido con vergüenza e impaciencia mi fragilidad ante el conocimiento.

Algunos llegan a la luna, otros se conforman con mirarla: cada quien escribe su historia, con factores que no siempre están bajo su control (como el acceso a la educación pública, por ejemplo). Analizar la obra de Jorge Luis Borges es necesario, pero en ningún momento le resta mérito a quien prefiere simplemente leerla frente al mar.

Armstrong y Borges necesitaron carpinteros para construir sus escritorios, campesinos que cultivaran las verduras de su plato: la ciencia está ahí, el saber ancestral también. El conocimiento no es uno solo: implica solidaridad, respeto por el trabajo y la voz del otro al margen de su pasado académico.

(Cabe evocar la célebre carta de A. Novinsky, sobreviviente de un campo de concentración: “Su esfuerzo, profesor, nunca debe producir monstruos eruditos y cultos, psicópatas y Eichmans educados. Leer y escribir son importantes solamente si están al servicio de hacer a nuestros jóvenes mejores seres humanos”).

No extraña que el contralor suspendido Sergio Zuluaga, los alcaldes Enrique Peñalosa y César Suárez, o el mismo presidente Iván Duque, hayan mentido en sus hojas de vida (algunos en el curriculum vitae oficial, en entrevistas o en sus páginas web... corregidas una vez descubierto el engaño). No lo hacen necesariamente para ser elegidos o por aspiraciones económicas: en algunos de los cargos mencionados, es irrelevante el nivel académico y la escala salarial no depende estrictamente de la formación –como sí suele suceder con nosotros, los docentes–.

No distan mucho los académicos ostentosos de los políticos mentirosos: desde su óptica, los diplomas son un instrumento de “prestigio social”, burda deshumanización del saber. Conocimiento inútil.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    JOSÉ NÉSTOR PEKERMAN

    En una emotiva ceremonia de despedida, recibió el pabellón nacional por parte del Presidente Duque.

    $titulo

    CRISTINA FERNÁNDEZ DE K.

    Expresidenta de Argentina. Un juez solicitó prisión preventiva, acusada de asociación ilícita para cobrar sobornos.