Carlos Alberto Giraldo Monsalve
Columnista

Carlos Alberto Giraldo Monsalve

Publicado el 03 de septiembre de 2018

Los libros también agonizan con Maduro

Es bastante literario un país en el que un libro puede costar entre 5 y 205 cinco millones de su moneda. Otra faceta del realismo trágico y devaluado en que hoy vive Venezuela: la gente, próxima a aventurarse al éxodo, acude a las librerías a donar sus libros o dejarlos en custodia con la idea de que tal vez algún día llegará la oportunidad del regreso para recuperarlos, para rescatarlos, para volverlos a leer, ya con un doble significado, con la mirada del que vuelve tras la pesadilla del desarraigo y del despojo.

Los antihéroes de aquella novela gris, de desnudez y tristeza, son tiranos como Nicolás Maduro y Diosdado Cabello. Tipos de letras flojas, descastados, eunucos de alguna idea creíble y sensata. Cabello asegura, en su delirio y desmesura, que los hombres y mujeres que vemos en filas eternas por las carreteras del continente, en su retirada de un país muerto de hambre, son fantasmas, son una invención de nuestras democracias de papel, que quieren timbrarles a los chavistas un sello de ineptitud e inhumanidad.

Frente a un personaje enano y regordete que se pone boina roja, y que se llama Diosdado, hay que dudar. Su poder de invención no es el de un creador sino el de un burdo tumbador. Es la mueca de alguien que cree que al estar en el balcón de un poder transitorio tiene la virtud de trocar la realidad, de soplar cual mago para que los bolsillos y los estantes de su pueblo famélico se llenen.

La nota que firma en este diario Juliana Gil Gutiérrez advierte que la única de las editoriales grandes que permanece en Venezuela es el Grupo Planeta, “con gran esfuerzo”. Faltan insumos: papel, tinta y también equipos. Alguien del medio sostiene que mantiene abierta su librería “como un acto de resistencia”.

Eso hace la gente en aquel país, resistir a un régimen torpe, enfermo, terco y arbitrario. Capaz de inventar con argumentos fáciles, de lugares comunes y panfletarios, que los males vienen de afuera, que son plagas infiltradas “por el imperio y sus lacayos”. Vaya pobreza la de un gobierno incapaz de mirarse los gusanos que le roen el ombligo.

“Hay un continuo ofrecimiento de bibliotecas personales. La gente vende sus neveras y cocinas y les quedan las bibliotecas”, relata el informe. Hoy los libros en Venezuela son de verdad un tesoro incalculable, pero no por el valor de lo que guardan y significan, sino porque con una moneda depreciada a diario es imposible saber ya cuánto cuestan. Cualquier parecido con la literatura es pura realidad. Páginas oscuras y confusas las de la patria de Bolívar, atrapada por una dictadura dueña de su ignorancia y de los tomos de una historia mal escrita.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    RCN RADIO Y CARACOL RADIO

    Ambas cadenas radiales cumplen 70 años y recibieron el reconocido Premio Ondas otorgado por Prisa.

    $titulo

    WILMER GONZÁLEZ BRITO
    Gobernador de La Guajira. La Corte Suprema de Justicia lo condenó a 10 años de prisión por corrupción.