Humberto Montero
Columnista

Humberto Montero

Publicado el 21 de marzo de 2017

Los niños tienen pene y los ornitorrincos, de todo

Convertir en normal lo excepcional no solo va en contra del sentido común sino que genera confusión. Que un niño se disfrace de princesa no tiene mayor relevancia, al fin y al cabo no deja de ser una extravagancia. Conozco a alguno al que le gustan más las mujeres que una tiza a un tonto, que es llegar los carnavales y se sube a unas plataformas imposibles de las que no baja en cuatro días, embutido en un vestido de lentejuelas en el que no cabe ni un soplo de aire más y cubierto de maquillaje como para embadurnar a todas las fulanas del puerto de Rotterdam. De hecho, al hijo de unos amigos franceses, único varón de cuatro hermanos, le da por quitarle el disfraz de Elsa (la rubia gélida de «Frozen») a mi niña cada vez que tiene ocasión pese a que es peor que Atila y todos sus hunos juntos. Y a mi hijo Diego le encanta jugar con la casa de muñecas de su hermana Malena y no me extraña. Mientras los 3.000 playmobil que tiene mi vástago siguen con las manos clásicas del licoreta, que solo dan para agarrar una copa o un hacha, los erizos y conejitos con los que juegan tienen filigranas del tamaño de un grano de arena.

Desde el día después a que a Adán y Eva los echaron del Paraíso y se exiliaron en la Tierra, lo que demuestra que todos –incluido Trump– somos hijos de refugiados, ha habido homosexuales, hermafroditas, hombres atrapados en cuerpos de mujer y viceversa (intersexuales). Mientras que la homosexualidad se trata de una simple opción sexual, los otros casos son en términos médicos «trastornos del desarrollo sexual». Según los cálculos de la OMS, apenas un 1% de la población mundial es intersexual, si bien las cifras podrían ser superiores como consecuencia de la estigmatización que acompaña a estas personas en la mayoría de países.

Todo esto viene a cuenta de la polémica desatada en España por la campaña de la organización católica Hazte Oír, que ha sido censurada por el gobierno regional de Madrid por «transfóbica». Las autoridades inmovilizaron un autobús de esta plataforma que recorría la capital española con la siguiente leyenda: «Los niños tienen pene, las niñas tienen vulva. Que no te engañen: si naces hombre, eres hombre; si eres mujer, seguirás siéndolo». El objetivo era denunciar «las leyes de adoctrinamiento sexual» que pretenden imponer los colectivos de lesbianas, gays, transexuales e intersexuales. El ideario de estos colectivos es que los genitales no definen el género de una persona. Según eso, habría chicos con pene y también con vulva, lo cual no solo es una sandez sino profundamente sexista. Porque si el órgano sexual no es lo que distingue a los hombres de las mujeres es que, una de dos: o las diferencias son de otra índole o no hay diferencias, y juraría que hay bastantes.

Por otra parte, hasta donde yo sé, las mujeres atrapadas en cuerpos de hombre anhelan realizarse una operación de cambio de sexo para, al fin, disponer de los atributos sexuales correspondientes a su condición. Es decir, esas mujeres que por un trastorno sexual han nacido con pene desean disponer de vulva para estar completas como hembras. Luego, finalmente, las mujeres –nazcan como nazcan– tienen vulva y los hombres pene.

Como bien saben soy profundamente liberal de cintura para abajo. Lo que cada cual haga en ese sentido me trae al pairo. El respeto a los derechos de todas las personas está por encima de todo. Sin embargo, la excepción no puede convertirse en generalidad. La corrección política y la presión de algunos «lobbies» nos está llevando al absurdo. Así que, para quienes quieran más polémica: los elefantes tienen trompa y los ornitorrincos, de todo.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    EDUARDO SÁNCHEZ

    Peluquero colombiano que ha cultivado importante clientela en Madrid. Recibió homenaje esta semana.

    $titulo

    ALIAS “TIMOCHENKO”

    Insiste en insultar la dignidad de las víctimas al decir que a “Mono Jojoy” la historia “lo absolverá”.