Juan David Ramírez Correa
Columnista

Juan David Ramírez Correa

Publicado el 22 de mayo de 2018

Los sabiondos de Hidroituango

La única certeza es que la situación ha sido muy crítica y que la voluntad ha sido apoyar a quienes le ponen el pecho al asunto. La única convicción es que se puede superar lo que está pasando, salvaguardando la vida de las personas y el ecosistema, además de rescatar un proyecto clave para el desarrollo del país. La única verdad es que eso es lo que están haciendo EPM y otras entidades que buscan una rápida y efectiva solución a lo que estamos viviendo con Hidroituango.

Lo triste del asunto es la mata de mezquindad que brotó de la tierra y el despertar del sabiondo que muchos llevan por dentro. Pululan los obsesionados por llenar a la opinión pública de juicios de valor y a ellos se les suman algunos periodistas que, incluso sin saber dónde queda el Cauca Medio antioqueño, tratan de pescar datos y opiniones “calificadas”, para estar enganchados en el tema del momento.

Recuerdo una entrevista radial a un ingeniero con muchas credenciales. “¿Cree que esto es el fin de Hidroituango?”, le preguntaron. El tipo respondió: “por respeto a mis colegas, no puedo afirmar algo así, pero tengo algunas hipótesis que apuntan a eso”. Chocantica la actitud de “yo sabía que eso iba a pasar”, queriendo desestimar con sus especulaciones la información que ha entregado EPM, en la que explica, bajo la lógica de un manejo de crisis, lo que ha pasado y lo que se está haciendo.

Ni hablemos de esos políticos con ínfulas de caudillos que hablan pensando solo en votos. Así pasó con un candidato presidencial, quien, a punta de verborragia, solo le interesa sembrar truculencia bajo la bandera de que tiene la fórmula para hacer de Colombia un país más humano. Literalmente, es un ridículo.

Ejemplos como estos demuestran la miopía de aquellos que les encanta lanzar juicios temerarios. Oportunistas que no entienden que a nadie le conviene una tragedia. Ojalá fueran capaces de frenar tanta elucubración sin fundamento, porque hoy acaban con EPM, se les hace agua la boca esperando los resultados electorales de la próxima semana para creerse gurúes y esperan que, dentro de un mes, el objeto de sus críticas sea el profe Pekerman.

En momentos de tensión hay que tener la humildad suficiente para entender que las soluciones importan más que las opiniones. Obviamente, la situación que hoy se vive tendrá implicaciones futuras, aparecerán responsables y razones de los hechos. No hay que ser un erudito para saber eso, pero, mijos, todo a su debido tiempo. Llegará el momento en el que se haga el balance necesario. Así de simple. Por el momento, no queda más que darle y darle para superar la crisis, mantener viva la solidaridad y entender que, a lo hecho, pecho.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    JUAN GABRIEL VÁSQUEZ

    El escritor bogotano lanza su nuevo libro Canciones para el incendio, una selección de historias sobre violencia.

    $titulo

    CRECIMIENTO DE LA MALARIA

    Antes que disminuir, el mundo tiene hoy más Malaria. Según la OMS, en 2017 hubo 219 millones de casos.