Juan José Hoyos
Columnista

Juan José Hoyos

Publicado el 25 de junio de 2018

MEDELLÍN EN LA CABEZA

Hace unos días tuve una de las experiencias más bonitas de mi vida: un amigo me invitó a conversar con unos muchachos de esta ciudad que amo, pero que a veces también odio por ser tan cruel, sobre todo con los jóvenes. Él me advirtió que no eran muchos: unos 150. Que hacían parte de un taller de periodismo narrativo para contar a Medellín. Pensé: Ah, sí, ya comprendo: “Medellín, ciudad narrada”, como decíamos en el Club de Lectura John Reed en la Universidad de Antioquia.

Llegué un poco perdido y asustado. Los sábados por la mañana, cuando no amanezco escribiendo, me gusta más dormir que andar en talleres o “conversatorios”, como dicen ahora...

Apenas entré al teatro Pablo Tobón Uribe y los vi en medio de la penumbra, se me quitó el miedo. El presentador ya estaba en el escenario, y en vez de estar de pie, bajo las luces de los reflectores, estaba sentado en el piso como si fuera un gamín adulto. Yo le pregunté a mi amigo quién era ese tipo y me dijo que era el secretario de la juventud de Medellín... Yo no sabía que ese cargo existía en la administración del alcalde Federico Gutiérrez...

Apenas me pasaron el micrófono, les dije a los muchachos que ―si querían ser buenos periodistas― no leyeran muchos periódicos, ni escucharan mucha radio, ni vieran mucha televisión porque ahí no aprendían a narrar. Que, en cambio, caminaran por las calles de Medellín buscando siempre una historia poderosa y una voz personal.

Les dije que la belleza está en todos los rincones del mundo... Y que nuestra ciudad es demasiado bella. Pero que hay que tener ojos para verla porque las cosas de tan vistas ya no las vemos...

Les dije que si querían ser buenos periodistas, de lo primero que debían olvidarse era de la velocidad porque la velocidad marea. Que debían aprender a hablar con los animales porque ellos son los últimos seres de este planeta que conservan la verdadera sabiduría.

También les hablé de Antioquia, nuestra región, que en épocas de guerras civiles o de crisis siempre ha sido una luz para el resto de Colombia. Y le ha dado a nuestro país algunos de sus mejores hombres: hablo de Mariano Ospina Rodríguez, que era de Cundinamarca, pero aquí lo adoptamos. Hablo de don Tomás Carrasquilla, el más grande de los grandes, y de Emiro Kastos, ese otro gran escritor nuestro ya olvidado. Hablo del tuerto Echeverri, redactor en la sombra de la Constitución de Rionegro, la que nos dio nuestra segunda libertad, para la cual todavía no estábamos preparados... Hablo del general Pedro Nel Ospina, Ñito Restrepo, el Indio Uribe y Rafal Uribe Uribe...

Todo eso les dije. Pero me faltó decirles lo principal: que tenemos que restablecer el verdadero valor de nuestros símbolos... Porque si no, seguimos llevados del putas... (Otra vez con groserías, me dicen, pero ya no hago caso).

Apenas terminó la charla, varios de ellos se me acercaron y nos fuimos para una cafetería, que es uno de esos lugares donde uno sí puede conversar. Y allí me quedé como media hora más. La última que se arrimó fue una muchacha que estaba temblando. Me provocó abrazarla para que se le quitara el miedo... Me dijo que era una periodista joven que estaba haciendo sus prácticas en un periódico y que quería pedirme un consejo. Yo le contesté que el único consejo que podía darle, como dijo el maestro, era que no recibiera consejos. Le dije: No hay camino porque el camino no existe. Y si por ventura lo hallamos, no se lo podemos mostrar a nadie... Creo que me entendió porque dejó de temblar, me dio la mano y sus ojos brillaron.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    JOSÉ NÉSTOR PEKERMAN

    En una emotiva ceremonia de despedida, recibió el pabellón nacional por parte del Presidente Duque.

    $titulo

    CRISTINA FERNÁNDEZ DE K.

    Expresidenta de Argentina. Un juez solicitó prisión preventiva, acusada de asociación ilícita para cobrar sobornos.