Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 09 de agosto de 2018

Medios, poder y objetividad: ¿fórmula imposible?

Por Isabella Chica Galeano
Universidad Pontificia Bolivariana
Facultad de Comunicación Social
isabellachicagaleano@gmail.com

Considerar que los medios de comunicación son objetivos es como decir que todas las personas pensamos, sentimos y nos expresamos de la misma forma. Sé que la anterior analogía puede considerarse exagerada, pero demuestra por qué determinados canales televisivos, cadenas radiales o editoriales poseen ciertas inclinaciones políticas y económicas.

Es evidente que no se puede hablar de parcialidad en un mundo donde las comunidades manejan diversos intereses y objetivos. Una sociedad en la cual el poder es cuestión de una minoría.

La división entre las clases sociales deja al descubierto, además de la amplia brecha de desigualdad, que aquellos encargados de manejar el cuarto poder de las democracias modernas son la élite de los Estados, por lo que utilizan su influencia para promover su permanencia en los cargos políticos o conservar su ventaja económica frente a los demás grupos sociales.

Asociar los medios de comunicación con el poder ha permitido que las noticias, opiniones y demás producciones se hallen permeadas del tinte de cada autor, el cual posee pensamientos influenciados por sus conceptos, percepciones, pasiones y odios. El considerar este aspecto nos demuestra que, en gran parte, el periodista tiene “total libertad” sobre lo que escribe y la opinión que genera en los receptores, pero ¿qué sucede con esa “libertad” ante los medios? Para nadie es un secreto que estos tienen la potestad de elegir el contenido que publican, dependiendo de sus intereses particulares como compañía y las asociaciones estratégicas que hayan realizado con influyentes nacionales.

Entonces, ¿existe objetividad en el periodismo? Es sabido que este concepto está sobrevalorado; todos pretendemos ser objetivos, pero, a fin de cuentas, realizamos lo que queremos por una motivación; así mismo, lo hace tanto el periodista, al igual que el medio para el que trabaja. Por tal motivo, deberíamos procurar, como alguna vez leí en un artículo, que haya una gran variedad de medios de comunicación, para que el público tenga diferentes opciones de dónde escoger y pueda fundamentar su opinión con base en múltiples perspectivas.

La objetividad en el periodismo, tal como en nuestra cotidianidad, no existe, y exigirla sería una completa hipocresía, porque cada quien se informa de la manera en que se quiera informar. Entonces, dígame, señor lector, ¿en qué medio quiere confiar?.

*Taller de Opinión es un proyecto de El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades
e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    ARETHA FRANKLIN

    El mundo se conmovió con la muerte de la reina del góspel y del soul. Su legado es ya una leyenda.

    $titulo

    MUERTE EN CIRUGÍA ESTÉTICA

    Yenny Martínez y Katerine González pagarán 25 meses de prisión por homicidio culposo en una cirugía estética.