Ana Cristina Aristizábal Uribe
Columnista

Ana Cristina Aristizábal Uribe

Publicado el 19 de junio de 2018

Mi selección

Es impactante ver la capacidad de los medios masivos para vendernos una idea, un producto, un político, un deporte. No hace muchos años, en Colombia solo se hablaba del fútbol nacional, los partidos se jugaban miércoles y domingo y una vez finalizado el rentado colombiano, se volvía a hablar de fútbol en febrero, cuando recomenzaba la liga, con un solo campeonato al año y la Copa Libertadores, que vino a ser interesante a partir de 1989. Pero de un momento a otro alguien de mercadeo entendió el potencial emocional del fútbol en un país rodeado de miseria, tragedias y violencia, y vio las posibilidades comerciales que allí había. Fue un trabajo ni tan largo ni tan arduo: nos metieron por los ojos y los oídos el fútbol europeo con fechas distintas al torneo local y lograron que los colombianos dizque fueran hinchas del Real o el Barcelona, el Milán o la Juventus, el Manchester o el Liverpool. Así hay fútbol en los noticieros todos los días, todo el año y a toda hora, y aficionados dispuestos a verlo. Y el ponqué publicitario se amplió de manera exponencial.

Alimentados por los medios y las redes sociales, hasta hace tan solo unas horas el país estaba irremediablemente dividido entre dos ideologías; hoy es uno solo en modo ‘mi selección’ (como si no existieran selecciones de otros deportes: baloncesto, natación, voleibol, etc.). Un país emocional (Colombia es pasión, ¿recuerdan?) fácilmente manipulable, capaz de ver ‘el coco’ que le inventa su noticiero predilecto y a renglón seguido olvidar ese miedo por el dulce bombón que el mismo noticiero le entrega envuelto en ‘mi selección’.

Hoy el país amaneció en modo James, el amarillo teñirá las avenidas, casi todas las empresas empezarán a trabajar más tarde; y si ‘mi selección’ gana, un halo de esperanza unirá al país, como no sucedió el pasado domingo.

Las próximas dos semanas serán determinantes para el estado anímico de los colombianos. Si ‘mi selección’ pasa a octavos, la pasión desbordada nos permitirá ver en los bares, vistiendo la misma camiseta amarilla, a los que hace unos días se insultaban con frenesí. (¿Será que ‘mi selección’ nos hace el milagrito?). Los medios centraron toda la atención del país en Rusia. Puede que ‘mi selección’ y la pasión que imprimen los medios, logren rebajar las dosis de odio de los últimos años.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    TIGER WOODS
    Tras cinco años de problemas y lesiones, ganó el torneo final de la PGA y volvió a los primeros lugares del golf.

    $titulo

    D. I. MEDELLÍN Y ATL. NACIONAL
    Los equipos paisas van de mal en peor. Fútbol pobre, pérdida de puntos y su clasificación a finales comprometida.