Hernán González Rodríguez
Columnista

Hernán González Rodríguez

Publicado el 18 de julio de 2017

Mirémonos en el espejo de Venezuela

Una chusma integrada por unos 100 “colectivos chavistas, armados y disparando” irrumpió el 5 de julio pasado contra la Asamblea Nacional de Venezuela e hirió gravemente a diez legisladores, periodistas y asistentes, al terminar una sesión para celebrar el Día de la Independencia.

La policía que custodiaba el edificio, incitada por el vicepresidente, Tareck El Aissami, se amangualó con los intrusos y les ayudó a derribar las puertas con palos y tubos. La Guardia Nacional tan solo intervino ocho horas más tarde para pacificar el lugar. Pero el gobierno del dictador Maduro prometió una “severa investigación para conocer la verdad y castigar a los culpables”. El mismo que acababa de amenazar con “usar las armas si fuere necesario”.

Lo anterior acontece en medio de una profunda crisis económica en Venezuela, porque cerca del 70% de sus exportaciones de petróleo se canalizaban para financiar los ingresos de los generosos programas sociales del chavismo. Esta falta de financiación ha dividido al chavismo.

Alberto Schlesinger, decano de la Universidad Sergio Arboleda, afirmó en su entrevista en el programa radial, La Hora de la Verdad, que cuando se posesionó Hugo Chávez como presidente de Venezuela en el año 2000, ascendía el salario mínimo mensual a 225 dólares/mes. Este mismo salario asciende hoy en 2017 a 13 infelices dólares por mes.

En lo corrido de 2017, continuó Schlesinger, el costo de vida ya se les ha elevado en 260%, luego, el aumento del 50% decretado recientemente y aplaudido por sus ignorantes seguidores, para nada sirve. Esto es culpa del Banco Central que no cesa de emitir moneda a la tasa del 300% por año. Un dólar paralelo costaba el 10 de marzo pasado 1200 bolívares, y el mismo dólar se cotizaba el 3 de julio pasado en 7700 bolívares, lo cual acusa una devaluación del 542% en tan corto lapso.

La oposición acusa a Maduro no solo de manejar pésimamente la economía, sino de algo peor, de destruir las instituciones democráticas. Como resultado de esta crisis, el pueblo les exige la renuncia, tanto al dictador como a sus subalternos narcotraficantes. A Colombia están ingresando unos 5.000 venezolanos por día en busca de refugio.

No estamos muy lejos de marchar como Venezuela, porque en ambos países desconfiamos de nuestros presidentes por sus mentiras. Porque mientras aquí libramos “una guerra judicial” contra la Justicia Especial para la Paz -JEP- otra libran ellos allá contra la Asamblea Constituyente de Maduro. Porque desde el poder comercian en Venezuela nuestra cocaína, en tanto que aquí tolera el Gobierno su cultivo y prohíbe su erradicación. ¿Somos acaso narcotraficantes? Han “manoseado allá sus instituciones” y el presidente Santos también. Allá hay presos políticos y aquí también.

Ellos ya le entregaron a Venezuela al castrochavismo en forma, quizá, irreversible, al tiempo que soslayamos los colombianos el populismo potencial y el poderío económico real del partido político de las Farc, en un país hoy en crisis económica, con el 30% de su población sin poder satisfacer sus necesidades básicas. Allá le piden la renuncia a Maduro y aquí a Santos.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    JOHN SALDARRIAGA
    Escritor y periodista de EL COLOMBIANO. Lanzó su última novela durante la Fiesta del Libro de Medellín.

    $titulo

    HOLGER DÍAZ
    Consejo de Estado le decretó pérdida de investidura de Senador por su vinculación al caso Saludcoop.