Julián Posada
Columnista

Julián Posada

Publicado el 14 de julio de 2018

Monumentos

Solitarias y en silencio observan plazas, calles y senderos, adustas y ensimismadas nos contemplan desde su pedestal, están ahí, sólidas guardianas de temporales, soles y aguaceros, aunque se saben ignoradas son hito y referente, lección de historia y elemento identitario, en un país que dejó de recordarse y mirar atrás, en un país que dejó de enseñar su historia y compartirla, en este que ha hecho de la memoria un lastre. Monumentos, estatuas y esculturas conmemoran individuos y sucesos en su callada vigilia; en buena hora la administración municipal acompañada por la Fundación Ferrocarril de Antioquia decidió restaurar 106 de las 180 esculturas que son de su propiedad.

Quedan pendientes por intervenir este semestre las esculturas del maestro Fernando Botero que ocupan la Plaza que lleva su nombre; y más que restaurar, es necesario volver a realizar la obra de Ronny Vayda que se hallaba en el Cerro Nutibara, en el Parque de las Esculturas, iniciativa que en los años 80 lideró el Museo de Arte Moderno de Medellín, por instrucción específica del expresidente Belisario Betancur y bajo la alcaldía de Juan Felipe Gaviria, ese proyecto que apadrinó el escultor Édgar Negret, reunió algunos de los más destacados escultores de América Latina, sus obras siguen en el cerro, medio escondidas y no en las mejores condiciones, pero la de Vayda desapareció, no hay rastro de ella, hurtada, vendida o destruida, no importa, lo trascendente será rehacerla y reinstalarla como elemento fundamental de ese cuerpo de obras.

Mientras tanto, quienes hemos transitado por la calle 26 en Bogotá en el trayecto del aeropuerto al centro hemos visto un par de enormes construcciones funerarias que contienen cientos de osarios vacíos en los que la artista Beatriz González ubicó unas obras suyas que recuerdan los cargueros que después de las masacres llevan los muertos a cuestas; el ejercicio de la repetición evoca a los miles de seres ausentes y rescata el aura que les fue arrebatada a las víctimas y al Cementerio mismo; en la cornisa de los edificios se lee la frase: La vida es sagrada, el arte también debería serlo. La obra se llama Auras anónimas, el proyecto lo realizó la artista como parte de una iniciativa que buscaba preservar el único testimonio funerario sobreviviente de las matanzas del 9 de abril, Fausto Panesso nos recuerda que allí dibujó Alejandro Obregón los bocetos de Masacre (10 de abril) “Fui al cementerio y me puse a dibujar cadáveres. recuerdo un hermoso rostro de mujer con los sesos volados, la boca entreabierta un gran diente de oro en la mitad de la boca, intacto el rostro y la tapa del cráneo en el carajo! ... yo estaba muy cerca, dibujándola, detalle por detalle y de pronto una mano me toca y me dice: ““usted está profanando a mi hija, era la madre ... yo me fui”.

Los muertos olvidados y enterrados como N.N recuperan su dignidad gracias al proceso simbólico que la artista realiza, esas víctimas son las mismas de siempre y nos representan a todos. Esas construcciones son símbolo y memoria del holocausto colombiano; sin embargo, el alcalde Peñalosa quiere derribarlos para hacer canchas deportivas, su gesto es una terrible metáfora que nos recuerda que aquí se juega siempre sobre el símbolo sagrado que es la vida.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    ALBERTO DONADÍO COPELLO

    Ganó el Gran Premio a la Vida y Obra de un Periodista del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar.

    $titulo

    RETENES DE LADRONES

    En Toledo, Norte antioqueño, una banda se dedicaba al hurto a viajeros en las carreteras de esa región.