Óscar Domínguez
Columnista

Óscar Domínguez

Publicado el 08 de marzo de 2018

Mujeres

Modestia, apártate, pero he tenido éxito con las mujeres. No sé qué me vieron, qué me hace irresistible, pero me han dado una robusta mano. “No tengo quejas de la ternura”.

Recordaré algunas féminas que mimaron estas carnitas cuando me largué de la casa por segunda vez. Escogí Bogotá como escenario. Me costó renunciar a la muelle condición de pato de Junín. Tenía más futuro un ciempiés.

Años sesenta y monedas. La segunda y definitiva vez que probé suerte en Bogotá llegué a la casa de doña Aura de González en el barrio 12 de octubre.

En esta ocasión me quedé 45 años. En Bogotá, no en casa de doña Aurita. Disfruté su hospitalidad lo que dura un delicioso ajiaco y un baño para sacudirme el polvo que acumulé en primera clase... de Flota Magdalena.

Mis papilas gustativas retienen el sabor de un plato entonces desconocido. Lo mío eran frisoles “las más noches”.

En exquisita reciprocidad, mi tía Fanny se casó con su hijo Guillermo. Surrealista forma de dar gracias por un ajiaco.

Tres años antes, con un cuarteto de prófugos del andén de Envigado, habíamos desembarcado en el mismo barrio en busca de un espacio laboral. Nos la pasábamos jugando cartas. No éramos la versión masculina de la Flor del Trabajo.

En menos que se persigna un boxeador, los ilusos Muñoz, Uribe, Vélez y Domínguez, regresamos a la sazón casera.

Soy negado para la cocina. Parece hecho a mi medida el adagio que reza: “Los hombres en la cocina huelen a rila de gallina”.

Pero a la hora de sentarme a manteles he tenido la buena suerte de los corruptos antes de que los pillen.

De la sazón de doña Aura pasé a la muy exquisita de doña Lucía de Vasco. Su sancta sanctorum de la buena mesa quedaba en Chapinero. Como era amigo de esa bella familia envigadeña, me servían la presa más grande para estupor y envidia de mis vecinos de mesa redonda.

Conocía todos los recovecos de la comida criolla que mejoraba en sus manos. Aceptaría ir al cielo sólo si doña Lucía pernocta en el pabellón de cocineros. Sus hijos y nietos heredaron sus destrezas culinarias.

Luego anclé en una casa de inquilinato del centro bogotano. En los gélidos cuartos faltaba ternura de mujer.

Quedaba cerca de Todelar donde devengaba 900 pesitos mensuales como patinador estrella.

Doña María se quedaba con sustanciosa tajada del salario que alcazaba hasta para sí fornicar.

En la casa había más gatos que inquilinos. Adiestró a sus felinos para que “ladraran” si detectaban presencias nocturnas de tacón alto.

Los domingos incluían agua caliente. El cumpleañero estaba invitado a almorzar. En una ocasión decliné la invitación porque la víspera había muerto de sus siete vidas uno de sus “tigres en miniatura”. No me desvelaba comer ajiaco con gato.

En el día de ellas, flores virtuales para mi harén de mujeres bogotanas

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    CLÍNICA VETERINARIA CES

    Bajo el cuidado de sus profesionales, se recuperó con éxito una tigresa de bengala que se había fracturado.

    $titulo

    RUPERT STALDER

    El CEO de la poderosa Audi, fue detenido por el escándalo de emisiones conocido como el “dieselgate”.