Juan David Escobar Valencia
Columnista

Juan David Escobar Valencia

Publicado el 21 de mayo de 2018

Mujeres conductoras de hombres y vehículos

“Hace miles de años, el poder se obtenía las más de las veces por medio de la violencia física y se mantenía por la fuerza bruta” ... “Aunque solo unos cuantos escogidos disfrutaban del poder, nadie sufría en este estado de cosas más que las mujeres. No tenían modo de competir, ni armas a su disposición que pudieran lograr que un hombre hiciera su voluntad en la política, la sociedad o incluso el hogar”, pero “a lo largo de los años, mediante ingenio y creatividad, inventaron un modo de dar la vuelta a la dinámica, cr eando una forma de poder más duradera y efectiva”. Robert Green en El Arte de la Seducción.

El gobernante de facto de Arabia Saudita, el multibillonario príncipe heredero Mohammed bin Salman (MBS), miembro de la tripleta que junto con Trump y Netanyahu pretende reconducir el camino del medio oriente que Obama desvió, y líder de un ambicioso proyecto reformista de su país que para sus enemigos es más bien una revolución demoníaca, tiene tantos retos como amenazas.

MBS, hasta ahora, no ha tenido reveses, pero el camino que tiene por delante es un campo minado con francotiradores, unos externos, y otros miembros del frondoso árbol genealógico de príncipes a quienes recientemente encarceló en un hotel con más estrellas que el cielo del golfo pérsico, acusándolos de corrupción, de la que él no está exento, y que sin duda buscarán venganza. Pero además tiene un peligroso enemigo, la casta ultraconservadora de clérigos Wahhabi que ha sido el sustento religioso de la casa real Saúd durante casi tres siglos, y que ahora MBS debe doblegar para aspirar a que su revolución se concrete y satisfaga una sociedad compuesta dos terceras partes por jóvenes menores de 30 años que quieren gastarse sus petrodólares como los occidentales, poder ir a cine con sus amigas y hasta verlas en la playa como son de verdad, y no como se las imaginan que sean debajo de todas esas telas sombrías.

Pero los retos del príncipe no se limitan al mundo exterior. En sus aposentos la batalla es dura. En pocas semanas, el 24 de junio para ser preciso, entrará en vigencia la autorización para que las mujeres puedan conducir vehículos. Dicho permiso no surgió del ánimo reformista de MBS. En los corrillos del palacio real dicen que esta determinación fue un ultimátum dado al superpoderoso príncipe por su esposa preferida, que lo “motivó” con una amenaza, la más “duradera y efectiva” que usted sabrá imaginarse.

Espero que a pesar de la emoción que deben tener, sean cautelosas y conduzcan tan bien sus vehículos como manejan a sus esposos, para no darles argumentos al troglodita clérigo Wahhabi, Sheikh Saleh al-Lohaidan, que afirmó que conducir “afecta automáticamente los ovarios” y provoca en mujeres “problemas clínicos de diverso grado”, y al clérigo Sheikh Saad al-Hajari, que asevera que las mujeres no deberían conducir debido a su “falta de inteligencia”.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    UNIVERSIDAD CES
    Autorizada por Mineducación para ofrecer Ingeniería Biomédica, como nueva opción para los futuros profesionales.

    $titulo

    CONSUMO INDUCIDO DE DROGA
    Alarmante el video de tres jovencitas en Cali que inducen a una niña de cuatro años a fumar marihuana.