David Santos Gómez
Columnista

David Santos Gómez

Publicado el 17 de abril de 2018

No es la Guerra Fría

El portugués António Guterres, secretario general de las Naciones Unidas, aseguró el jueves pasado que la tensión entre Washington y Moscú nos llevaba a las puertas de una nueva guerra fría. Solo 24 horas después Donald Trump ordenó un bombardeo contra centros científicos y de almacenamiento de armas en Damasco con el objetivo de, según sus palabras, disminuir la capacidad del gobierno de Bashar Al Assad al que acusa de ataques químicos contra su población.

A pesar de ambos hechos, advertencias nerviosas por un lado y acciones militares por el otro, parece que la consolidación de un nuevo escenario de bipolaridad dista mucho de lo vivido en la segunda mitad del siglo pasado. Ni el mundo es ahora igual a aquel que emergió de la posguerra en el 45, ni las alianzas contemporáneas se parecen a las lideradas por el capitalismo y el comunismo hasta la caída del Muro de Berlín. Esto, por supuesto, no quiere decir que el tablero actual sea menos peligroso.

Guterres lo entiende perfectamente, pero usa la comparación de aquellos años como alerta máxima ante un deterioro acelerado del sistema diplomático internacional, en el que la ONU parece ser organismo incompetente, enredado en su propia burocracia y sin los brazos suficientes para actuar con efectividad.

El ataque de Estados Unidos en la madrugada del sábado fue una segunda alerta sobre la crisis que estamos viviendo. Aunque el bombardeo fue limitado, y se cuidó de no ser unilateral al contar con el apoyo de Francia y Reino Unido, es angustiante la manera como se tensa la cuerda de un conflicto que encierra todos los males: un botón de pánico al que se le acercan demasiadas manos.

Rusia, que en principio respondió agitada y prometió consecuencias, bajó el tono con el pasar de las horas al entender que en el corto plazo el régimen de Al Assad no corre peligro de ser derrocado. Sin embargo, sigue en su defensa de Siria y cuenta con Irán como un aliado de peso.

Por ahora, la humareda que se levantó a finales de la semana pasada parece aplacarse con una embestida diplomática de parte y parte que dibujará en poco tiempo el mapa de los nuevos compromisos. Es la calma de las llamadas telefónicas y los acuerdos secretos, difícil de sostener por mucho tiempo, justo en los años de la volatilidad.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    JESÚS ABAD COLORADO
    Fotógrafo antioqueño. En su homenaje se presenta el documental “El testigo” e inaugura una exposición.

    $titulo

    SALAH ABDESALAM

    Terrorista yihadista condenado a 20 años de cárcel por su participación en atentados terroristas en París.