Ana Cristina Restrepo Jiménez
Columnista

Ana Cristina Restrepo Jiménez

Publicado el 19 de octubre de 2016

No es lo mismo en Medellín

Después de haber asistido más de diez veces a “Labio de liebre”, retrato de la Colombia actual, Sandra Suárez (novia del actor Fabio Rubiano) dijo haber llorado como nunca en el Teatro Pablo Tobón: “No es lo mismo verla, en este momento, en Medellín”.

Medellín insiste en dibujarse como promesa... a pesar de sí misma.

Resulta paradójico que en la cuna del periódico El Espectador (1887), decano de la prensa nacional, defensor incansable de las ideas liberales, el periodismo antioqueño continúe siendo derrotado en sus intentos de divulgar la libertad de pensamiento (porque la victoria del “no”, que conjugó votos y abstención, es una estocada al pensamiento liberal).

No es lo mismo vivir el triunfo del “no” en Medellín, porque en las ciudades votábamos el destino de los habitantes del campo, y las montañas antioqueñas son, de acuerdo con el Registro único, las que más sangre han derramado: 1’434.588 víctimas.

No es igual porque esta villa vio nacer a pioneras como María Cano y Débora Arango, y morir a defensores de derechos humanos como Pedro Luis Valencia, Héctor Abad Gómez, Jesús María Valle...

No es lo mismo en Medellín porque crió, nutrió (discursiva, económica, políticamente) y catapultó a Álvaro Uribe, quien en el camino de una renegociación ha tenido la opción de pasar a la Historia como un líder magnánimo pero insiste en continuar como El hombre que está bloqueando la paz (The New York Times), a pesar de que el tratamiento jurídico-penal de los actores del conflicto armado no le es ajeno (basta citar su coautoría de la ley de re-indulto al M-19, año 1992, o los ires y venires de la Ley 975 de 2005).

No es lo mismo en esta ciudad confesional donde la religión volvió a fallar como factor de cohesión social, con tal de resistirse al cambio y “mantenernos buenos” (¡Monseñor Builes, vivito y coleando!). Los procesos de modernización siguen asustando a la Iglesia, que se niega a aceptar una ciudadanía libre, que cuestione su autoridad.

Monseñor Luis Augusto Castro, presidente de la Conferencia Episcopal, declaró en El Tiempo: “Lo primero que tengo que decir es que [la llamada ‘ideología de género’] no existe dentro de los acuerdos de paz. Las expresiones usadas son otras y el contenido y el contexto del que se quiere hablar allí es el de la mujer que ha sido sacrificada por la guerra y a la que hay que poner atención como una víctima privilegiada”. (Un tanto tardía la aclaración de Monseñor).

No es lo mismo en Medellín que se ha erigido como paradigma de modernidad en su fachada mientras se le retuercen las entrañas con solo considerar que un izquierdista, un ateo o un homosexual abiertamente declarado controvierta su comodidad, las bases sólidas del mito paisa: patria, Dios y familia.

El Premio Lee Kuan Yew es más maquillaje para una reina que recibe la corona, embriagada con su propia belleza.

No es lo mismo. Por eso cobra especial significado marchar en Medellín para exigir celeridad en los acuerdos.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    BOMBEROS DE LA UNIÓN (ANT.)

    Por su profesionalismo y rapidez en acudir al lugar del accidente del avión. Un reconocimiento de todos.

    $titulo

    CARLOS COLLINS

    Ante los incumplimientos en la entrega del Túnel de La Línea, el Gobierno le suspendió los contratos.