Arturo Guerrero
Columnista

Arturo Guerrero

Publicado el 20 de junio de 2018

Ocho contra diez

La trifulca actual se exasperó en el plebiscito de hace año y nueve meses. En ese entonces los colombianos resultamos seis millones contra seis. Cincuenta mil votos desempataron a favor del No.

El domingo pasado, día concluyente, las cifras engordaron: diez millones enfrentados a ocho. Los diez corresponden a la corriente que negó el plebiscito de la paz con la guerrilla. Los ocho, a quienes hoy se definen como Resistencia.

Desde hace casi dos años cada hogar de este país duerme con el enemigo por dentro. No hay división por clases sociales ni por ideología, a pesar de que los del ocho y los del diez se diferencian en el modelo de país y en cómo repartir la tajada de comida entre ricos y pobres.

Pero el cuchillo que partió a la población es fundamentalmente religioso. En ambos lados hay mesías, prédicas, verdades reveladas, profetas, tablas de la ley, traidores, excomulgados, adoradores y adoratrices.

Así las cosas, ¿ha avanzado el país? ¿Somos mejores seres humanos? ¿Nuestra sociedad es más vivible? Parece que no. Vamos más hacia Locombia y menos hacia la nación de la ‘colomba’, de la paloma.

No obstante, los analistas conceptúan que nuestra democracia es fuerte. De hecho, la abstención fue derrotada como masa mayoritaria por segunda vez. De hecho, muchos ciudadanos se apresuraron a las urnas “para salvar la democracia”.

Por allá, en sordina, se eleva la voz del escritor norteamericano Ambrose Bierce, desaparecido en su muerte mientras seguía a las huestes de Pancho Villa en el 1913 de la revolución. Considerado “autor maldito entre los malditos”, y novelado por Carlos Fuentes en su “Gringo viejo”, Bierce fulminó la palabra “voto” en su “Diccionario del diablo”:

“El instrumento y símbolo del poder de un hombre libre para hacer de sí mismo un tonto y de su país una ruina”.

Sin duda fue un anarquista de pensamiento. Pero qué le vamos a hacer si poco más de un siglo después de publicado su libro, la realidad de la condenada Colombia le entrega la razón que en su tiempo le negaron.

En efecto, ¿acaso la garrotera vigente y la crispación consiguiente no están convirtiendo en tontos a los votantes criollos y en una ruina a este zarandeado país de ocho contra diez? Razón tienen, además, los millones que se declararon exhaustos tras la campaña electoral con menos muertos y más ferocidad de nuestra historia.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    SABINA MAZO

    Antioqueña. Contratada por la UFC, la más prestigiosa empresa de las artes marciales en el mundo.

    $titulo

    JUAN CARLOS MESA VALLEJO

    Alias Tom. Máximo jefe de “la Oficina”. Condenado a 16 años de cárcel tras ser hallado culpable de varios delitos.