Cristina de Toro
Columnista

Cristina de Toro

Publicado el 28 de abril de 2017

¡Ojalá Maduro Hablara!

¡Ojalá Maduro Hablara! Siempre es que el señor Juan Manuel Santos nos cree bastante más tontos de lo que realmente somos. Porque hay que aceptar que algo de eso tenemos, de lo contrario, no estaría él de presidente de este país.

Atreverse a aseverar que él le dijo a Chávez en sus propias narices, que su Revolución Bolivariana había fracasado, no solamente supera todos los límites de la desfachatez, sino que es un acto de inmensa cobardía hacer ese tipo de afirmaciones cuando el otro, por obvias razones, no puede defenderse.

Por fortuna aquí ya no le “comemos cuento” a Santos, conocemos de sobra su propensión a la mentira y estamos habituados a su desvergüenza y a esa tendencia morbosa que tiene de desfigurar y engrandecer la realidad. Sabemos que todo lo suyo es “histórico”, “como nunca antes”: ¡grandioso! Tampoco nos sorprende ya la soberbia con la que exhibe ante propios y extraños la magnificencia de su gestión de gobierno (sin importarle que el 80 por ciento de los colombianos la desapruebe), ni el desparpajo con el que fantasea en el exterior sobre su dichoso proceso de paz, ese adefesio del que no sabe uno qué es más peligroso, si el aciago contenido de las 310 páginas o la manera engañosa y chapucera como lo están implementando. Pero, haber tenido la osadía de decir que él advirtió a Chávez del descalabro de su Revolución Bolivariana, traspasa todas las fronteras.

Si reaccionó Maduro como reaccionó, que no era el directamente aludido, imaginan ustedes, amables lectores, conociendo como conocimos al temperamental, grosero y lenguaraz “hijo” de Bolívar, ¿cómo hubiera reaccionado ante la más elemental crítica a su Revolución Bolivariana?

Más se hubiera demorado Santos en pronunciar esas palabras que el “comandante” Chávez en mandarlo a freír espárragos y el mundo entero en enterarse.

Yo pienso que las cosas fueron, precisamente, al revés. El señor Santos, para poder conseguir sus objetivos, para poder contactar a los narcoterroristas de las Farc que vivían cómodamente guarecidos en ese país, no solamente lo nombró garante del proceso de paz, sino que, sin duda alguna, se deshizo en toda clase de alabanzas para con él y su Revolución.

De allí, ese grado de melosería y adulación que mantuvieron por años los “nuevos mejores amigos”, y ese silencio vergonzoso y cómplice con el que admitió la brutalidad de ese gobierno y del de su tosco heredero.

Pero, claro, como su proceso de paz ya está lo suficientemente cocinado y la caída de Maduro es casi que inminente, el traidor salió al ruedo y le asestó su puñalada trapera. El título de Nobel de Paz no le permitió seguir de espectador pasivo de las atrocidades que están viviendo nuestros hermanos venezolanos, y se vio obligado a unirse al coro de protesta internacional.

Sin embargo, esas palabras le saldrán muy caras y tendrá que asumir no solo el costo de su traición, sino también el de haberse alineado por tanto tiempo con esa caterva de malandros. Santos está nuevamente en manos de Maduro y amordazado con el chantaje de que van a destapar todas las porquerías que hay tras el proceso de paz.

¡Ojalá Maduro hablara! Definitivamente, como bien dijo Eric Hoffer: La gente que muerde la mano que los alimenta normalmente lame la bota que los patea.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    JORGE RAMOS
    El periodista mexicano, radicado en EE. UU., recibirá el Premio a la Excelencia de los premios Gabo 2017.

    $titulo

    HUGO JIMÉNEZ Y JUAN C. ARANA
    Detenidos en Cali. Serán extraditados a EE. UU. donde deberán responder por falsificación de moneda extranjera.