David Santos Gómez
Columnista

David Santos Gómez

Publicado el 07 de agosto de 2018

Once generaciones

El informe va a cumplir dos meses, pero su despliegue en los medios de comunicación nacionales fue escaso. Quedó sepultado entre titulares de acusaciones políticas de aquellos que dejan el poder y aquellos que llegan, posesiones de nuevos congresistas y renuncias que no lo son. Pero, aunque no haya tenido el despliegue merecido, por el tamaño de sus revelaciones, la noticia es de primera página. De página entera. Es descorazonadora. Adelantado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) durante cuatro años y presentado en junio, el estudio “¿Un elevador social descompuesto? Cómo promover la movilidad social”, revela que Colombia tiene el mayor índice de desigualdad entre sus miembros y un niño pobre que nazca en estas tierras necesitaría once generaciones para llegar a un nivel medio de ingresos. Si hablamos en tiempo, sería algo cercano a los tres siglos y medio. 330 años, para ser exactos, según los autores.

Ningún país miembro está peor. Superamos, por más del doble, el promedio de la Organización, cifrado en 4,5 generaciones, y una transformación que redireccione las políticas sociales no parece estar cerca. Un menor de las barriadas pobres de Medellín, de las laderas paupérrimas de Bogotá, de los caseríos sin acueducto de Quibdó, nace condenado. La informalidad laboral y las dificultades para acceder a la educación son cruces de unos padres que no pueden pretender un futuro mejor para sus hijos.

A pesar del crecimiento económico, constante de la última década, por el cual se congratulan los últimos presidentes y se aplauden a los sucesivos gobiernos tanto interna como externamente, la riqueza fluye sin tropiezos para unos pocos, para los mismos, concentrándose de manera vergonzosa. Somos, por mucho, el país más desigual de América Latina, a pesar de la evolución favorable del PIB, y en este lado del mundo solo está peor Haití.

Quizá la humareda del conflicto, que en algunos frentes empezó a descender, permita encender focos de prioridad en la corrupción y la pobreza, relegados por años a escalones de segunda en los discursos. También debería cambiar -y de forma urgente- esa inercia social que nos ha adormecido por décadas, aún cuando la catástrofe de la miseria nos respira a todos en la cara, con semáforos atestados de letreros, ciudades ampliadas con tugurios y pueblos sin servicios e inundados. Porque si a veces decimos que nuestro gobierno da asco hay que reconocer que nuestra pasividad también.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    JON MCBRIDE

    Astronauta estadounidense del transbordador Challenger, estuvo en Medellín dando charlas para jóvenes.

    $titulo

    AGRESIÓN A GUARDAS DE T.

    En video quedó la violenta e injustificada agresión a unos agentes de tránsito que hacían un operativo.