Julián Posada
Columnista

Julián Posada

Publicado el 13 de enero de 2018

Órbita

El año empieza a empellones, unos pocos días parecen cientos, el absurdo, la infamia y la desfachatez caen como el agua del cielo, que por estos días no para, sería fantástico que el mundo fuese ese aparente derroche de afabilidad que significa la Navidad, que la placidez de las fiestas, ya lejanas, permaneciese un poco más, pero la realidad es implacable y nos pasa su cuenta de cobro.

A enero se le agradece la extinción de los espantosos renos en que muchos convirtieron sus autos, cuernos y narices rojas han desaparecido de escena, las grandes manadas de animales migraron por fin, a la canasta de basura; la realidad y los políticos inician otro año más de desatinos, se enciende la radio y las noticias noquean como si fuesen el mejor de los púgiles, cada uno de los entrevistados justifica su robo, su viveza o su desatino, otros piden perdón por los errores cometidos; qué fácil es hacerlo para tratar de ganar el favor de las barras, qué fácil es hacerlo cuando se sabe que el camino será la prisión aquí o allá, sinvergüenzas sin vergüenza desfilan por el micrófono contando las fechorías ya hechas, esas que les permitirán vivir como reyes después de purgar unas penas que producen risa y que una vez cumplidas, los dejarán millonarios; robar y matar pagan, esa “lógica” se instaló entre nosotros hace años.

Se maldicen los trancones y las alzas, lo que hemos hecho del mundo, el cambio climático, las vulgares palabras de Trump contra haitianos, salvadoreños y africanos, su autodenominación de genio y la obsesión de los norteamericanos por postular a sus celebridades de cine y TV a la presidencia de su país; se maldicen las filas y el censo virtual, del que se desconoce la lógica de su formulación y lo ilógico del formato, el programa y las preguntas; solo a nuestros burócratas se les ocurre indagar al final y no al principio, si el encuestado sabe leer y escribir, y solo a algunos de mente incendiaria pensar que responderlo le permitirá al gobierno convertirnos en instrumento electoral. Se anhela con ansias que este año aprendamos a elegir a los correctos y no a los corruptos, que entendamos que hay políticos que son buenos ejecutivos y otros que son buenos legisladores y se espera que descubramos por fin en los candidatos, programas e ideas, elegir es un verbo que conjugaremos a lo largo del año (ojalá seamos muchos).

También se lamentan en este enero, los despropósitos y la lógica del urbanismo táctico, el de las ciclorrutas urbanas y el del carril solo bus, demostraciones claras de cómo lograr empeorar lo que ya era un caos y prueba fehaciente de que el más escaso de los sentidos es el sentido común.

Mientras tanto, se extrañan atardeceres y libros, familia y amigos; porque al volver, recordamos y nos recuerdan que aunque no lo queramos los políticos y la politiquería son el eje sobre el que orbita casi todo.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    DANIEL RESTREPO

    Clavadista antioqueño, campeón mundial. Será el abanderado de Colombia en los Juegos Olímpicos Juveniles.

    $titulo

    ENALTECIMIENTO A “JOJOY”

    Otra bofetada de la Farc a miles de víctimas de “Mono Jojoy”, al rendir tributo al autor de graves crímenes.