David Santos Gómez
Columnista

David Santos Gómez

Publicado el 16 de octubre de 2018

Pa’ la calle

A pesar de la desigualdad alarmante y la corrupción, de la torpeza gubernamental y la evidente falta de justicia, de un sistema de salud deficiente y un modelo estatal de educación que a penas sobrevive, de la violencia misma que pocas veces nos ha da respiro; los colombianos nos autodefinimos con frecuencia como una sociedad pasiva, inmóvil para la exigencia de derechos, poco altanera para reclamar lo que nos pertenece. En comparación con otros espacios latinoamericanos, a Colombia le cuesta caminar y gritar y protestar por lo que no es y debe ser, incluso cuando nos sobran motivos para hacerlo.

La marcha por la universidad pública de la semana pasada fue justo lo contrario. Y da esperanza. Con tranquilidad, pero vehemencia, de forma pacífica en su gran mayoría, los alumnos y los profesores y los rectores y los directores de facultades, los egresados y los que aún no ingresan, elevaron la voz para dejar en evidencia el monumental déficit que arrastran las instituciones públicas de educación superior y exigir una redistribución presupuestaria.

Las cifras son de pánico. Para este momento el déficit acumulado llega a los 15 billones de pesos y aunque los giros aumentaron en la última década no se corresponden con el crecimiento exponencial de la cobertura, la enorme carga prestacional o el inmenso entramado administrativo de las universidades.

Las plazas de las capitales llenas de pancartas enrostraron el tema a un Ejecutivo que apenas cumple dos meses pero que se tendrá que acostumbrar a una ciudadanía más despierta y crítica. Es evidente que el abanico de las problemáticas sociales en Colombia se abrió tras el acuerdo con las Farc y será más común ver reivindicaciones de sectores tremendamente golpeados como el de salud o el de la educación.

Ilusiona que Colombia deje la apatía como sociedad y entienda que el rumbo del país va mucho más allá de las determinaciones presidenciales. Que la ciudadanía debe ser activa y exigir y controlar y cumplir su parte. Aunque una marcha por sí sola no transforma décadas de desbarajuste nacional, son estas las que visibilizan las problemáticas. Las que ponen el tema en los primeros minutos de los noticieros en las noches y en la página frontal de los periódicos. Ahí está una ganancia enorme, aún cuando el camino para la transformación de fondo sea más extenso.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    SABINA MAZO

    Antioqueña. Contratada por la UFC, la más prestigiosa empresa de las artes marciales en el mundo.

    $titulo

    JUAN CARLOS MESA VALLEJO

    Alias Tom. Máximo jefe de “la Oficina”. Condenado a 16 años de cárcel tras ser hallado culpable de varios delitos.