Ana Cristina Restrepo Jiménez
Columnista

Ana Cristina Restrepo Jiménez

Publicado el 27 de enero de 2016

Perseguir un grito

“Amante, oh, ¿dónde puedes estar?” (“Lover man, oh!, where can you be?”)... Antes de entrar en debate, sentémonos en un bar, en Baltimore, Estados Unidos. Años cuarenta. Una mujer, piel negra y extracción humilde, con huella de burdeles (y, además, adicta), convierte la nostalgia en sonidos. Su voz es artífice del milagro.

Todos levantan un vaso de whisky... “¡salud!”

Colombia, 2016: ¿quiénes acechan afuera de las mallas de las instituciones educativas? ¿Venteros de cerveza Pilsen y Aguardiente Antioqueño o dealers de todo tipo de drogas? ¿Qué sabemos de la vida íntima de los distribuidores de la Fábrica de Licores de Antioquia? ¿Qué nos falta saber de la vida privada de Pablo Escobar? ¿Cuándo se ha sabido de una balacera entre el gerente de la Industria Licorera de Caldas y el de la Fábrica de Licores de Antioquia?

¿De qué formas ha empoderado a la delincuencia la guerra contra las drogas? (¡!)

La prohibición ha cumplido más de un siglo. En nuestro medio, periodistas como Antonio Caballero y Alfredo Molano lo han repetido hasta el cansancio: la legalización de las drogas es ineludible. Una experiencia de juventud y la observación en retrospectiva de las consecuencias de cien años de yerros, llevaron al reportero británico Johann Hari a recorrer más de 50.000 kilómetros para seguir el rastro del veto. En un exhaustivo trabajo de campo, este columnista de ‘The Independent’, y colaborador de ‘Le Monde’, ‘The New York Times’ y ‘The Guardian’, tocó las puertas de políticos, pandilleros y amas de casa, y se asomó entre las rejas de los prisioneros, para escribir el ensayo ‘Tras el grito’(Paidós, 2015).

Sin temor a indisponer al statu quo, Hari propone tratar a los adictos como enfermos, no como delincuentes; contrapone el discurso de la crueldad (guerra contra las drogas) al de la compasión. Habla de conexión humana, de la necesidad de convertir en aburrido el discurso en torno a las drogas. Analiza experiencias clave de legalización en el ámbito mundial –como la de Portugal–, y de visionarios como Pepe Mujica.

Desde experimentos científicos en un parque de ratas hasta la vida y reflexiones de quien podríamos denominar el padre de la prohibición, Harry Aslinger, vemos los pilares de una argumentación cuya solidez se cimenta en las voces de los entrevistados. ‘Tras el grito’ es una obra provocadora que defiende la legalización desde múltiples perspectivas: social, científica, del Estado.

¿Hay otras formas de hacerlo, distintas a la prohibición? ¿Qué tal si miramos la evidencia?

Solo hay una respuesta cierta: estamos errados.

(“Lover man, oh!, where can you be?”... ¿a quién, a qué, le cantaba Billie Holiday en los bares?).

Johann Hari está en el Hay Festival Medellín. Pensemos juntos este problema que nos ha causado tanto dolor colectivo e individual. Científicos, educadores, estudiantes, padres de familia, autoridades estatales y demás personas interesadas en el futuro del país, están invitados a conversar.

Este asunto no soporta más gritos... necesita voces, serenidad, diversidad. Nos vemos mañana, a las 8:00 p. m., en el Parque Explora.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    GABRIELA TAFUR NADER

    Abogada de 23 años, representó al Valle en el Reinado Nacional de la Belleza. Es la nueva Señorita Colombia.

    $titulo

    FIESTAS A PRESOS DE EL PEDREGAL

    A algunos presos les están haciendo fiestas al frente de la cárcel con pólvora, mariachis y “streptease”.