Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 14 de abril de 2018

PORRO DE LIBERTAD

Por Carlos E. Cano Martínez

Universidad del Tolima

Facultad de Economía, 10° semestre cecano@ut.edu.co

La legalización de la dosis mínima premia inexorablemente la autonomía personal y el libre desarrollo de la personalidad del sujeto ético capaz de decidir lo bueno y lo malo para él, y es obligación del Estado acatar estas normas constitucionales de la carta magna; pero erra el adicto al pensar que la libertad de poderse drogar le hace libre.

En la presente columna me centraré en una sola droga – la marihuana-. Una discusión más amplia que abarque tanto al alcohol como a otro tipo de drogas requiere un espacio diferente. Tomemos como punto de partida lo establecido por el Observatorio de Drogas de Colombia en su documento: Reporte de drogas de Colombia 2016. En este informe, se muestra que mientras el consumo de drogas legales como el tabaco y el cigarrillo presenta una disminución evidente en los últimos años, el consumo de drogas ilícitas viene acrecentándose; además estamos en presencia de un mercado de sustancias ilegales más diverso.

Como sucede alrededor del mundo, la marihuana es la sustancia ilícita de mayor consumo en Colombia; para 2013 del total de consumidores de drogas ilícitas, el 87% consumía marihuana. Quiero acá hacer una vehemente defensa de quien consume; el consumidor es libre de fumar marihuana, como lo es libre el que toma bebidas alcohólicas y quien fuma cigarrillo; o quien -como acertadamente expuso el exmagistrado de la Corte Constitucional Carlos Gaviria- consume sustancias grasas: ¿por qué no se le prohíbe la ingestión de sustancias grasas que aumentan el grado de colesterol y propician las enfermedades coronarias?

Si el adicto entiende la libertad individual como lo más valioso, debe también concebir que el daño a su cuerpo, la alteración de la percepción y de la conciencia producido por la marihuana, que le dificultad tomar decisiones sobre sí mismo de manera libre, es un antivalor.

Así mismo, se hace necesario diferenciar del consumidor ocasional a quien, de manera peligrosa, ya no es capaz de controlar el deseo por el consumo; esto no solo secuestra su autonomía, sino que conduce a un deterioro constante de las relaciones personales y laborales.

Es evidente que el discurso educativo frente al consumo de drogas debe dar un cambio; es necesario prescindir de su núcleo la vacía e insulsa idea de que “la droga es mala” y plantear una verdadera política que permita una educación para ejercicio de la libertad, pues si bien no sabemos ser libres, podemos aprender a serlo.

*Taller de Opinión es un proyecto de
El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades
e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    CICLISTAS RETO EL ESCOBERO

    Hicieron un gigentesco esfuerzo al afrontar esa dura subida y ayudaron con una gran causa social.

    $titulo

    VIOLENCIA CONTRA LOS NIÑOS

    Aumentan cada vez más las agresiones a los niños en Colombia.

    El ICBF registra 68 casos al día.