P.D. Mario Franco
Columnista

P.D. Mario Franco

Publicado el 11 de diciembre de 2017

PREPARAR EL CAMINO

En este segundo domingo de adviento, resuena con fuerza esta expresión: ¡Preparad el camino, al Señor que ya viene! ¡Expresión que se insinúa como lema o propósito en condiciones de esperanza, porque efectivamente seguimos esperando el amor de Dios para el mundo! ¡Por eso nos disponemos a cambiar y a preparar la llegada del Señor! La llegada de la paz verdadera.

Este propósito aparece como una realidad que se impone al inicio de diciembre cuando comienza a ser evidente en nuestras ciudades y en el mundo la presencia del tiempo de la Navidad. ¡Todo se dispone al cambio: cambio del ritmo de vida y trabajo; ¡cambio de tiempo al concluir actividades y balances para entrar en período de descanso, de alegría y claro, un tiempo que todos soñamos y buscamos como un tiempo de paz! Se encienden luces por todas partes y comienza a experimentarse el “espíritu de Navidad”. No se explica uno como se vuelve sostenible, porque pareciera que funciona por inercia cultural (estando “en modo Navidad”) y no propiamente por una actitud real de cambio profundo e interés en nuestra vida.

La invitación de la Iglesia y de la fe en adviento es, pues, a un cambio interior de vida que nos permita ser coherentes con la esperanza que alimenta este cambio y que es precisamente la esperanza de la llegada del Hijo de Dios, su retorno a nuestras vidas. ¡Un nacimiento no solo en un pesebre ruidoso y luminoso de los muchos decembrinos que se nos ofrecen; sino en el bello pesebre que construimos en lo íntimo de nuestro corazón! ¡Allí se prepara el camino para este encuentro con Dios hecho hombre y nuevamente encarnado como el salvador y “consolador” del pueblo!

Esto es lo que queremos contar y cantar. Es difícil, porque debemos aceptar que todavía existe un gran desequilibrio y des-armonía entre nosotros. Reconocemos que cantamos con la alegría pasajera de la boca y los labios; pero nuestro corazón continúa triste y encerrado en el silencio de sus amarguras y resentimientos, en el silencio de su pecado y des-amor. Nos olvidamos del otro, del pobre, del niño del pesebre hacia el que deberíamos tornar, si queremos, realmente, preparar el camino al Señor.

La palabra de Dios nos invita en este tiempo a “hacer desierto” en nuestra vida y corazón. Callar no solo la boca y todo nuestro ser en un espacio de “escucha” y silencio en el que podamos alejar tanto ruido y luces sensacionalistas que tanto daño nos hacen a lo largo del año, antes de la Navidad.

¡No perdamos la alegría y gozo del encuentro en Navidad; pero no la negociemos fácilmente con “apariencias ruidosas de fiesta”, ¡que realmente no llevan a ningún cambio y conversión! ¡En este país debemos cambiar! Y ello implica volver al Señor Jesús, re-tornar como cuando los hijos retornan a la casa para Navidad.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    MICHAEL GIL GÓMEZ

    Viene de la empresa privada y es el nuevo presidente del DIM. Llega con muchos proyectos y expectativas.

    $titulo

    NILTON CÓRDOBA

    Parlamentario chocoano. Corte Suprema mostró que sí puso celular de Álvaro Uribe como si fuera el suyo.