Rafael Nieto Loaiza
Columnista

Rafael Nieto Loaiza

Publicado el 29 de mayo de 2017

¿QUÉ DEBE SER RESPETADO?

Hay que respetar lo pactado con las Farc, dicen los del equipo negociador de Santos.

Se equivocan. No hay ningún motivo para respetar lo pactado por las Farc. Primero, porque la negociación la hizo una camarilla en secreto y sin apoyarse en expertos que podrían haber contribuido decisiva y positivamente. Segundo, porque la mayoría votó en contra de ese acuerdo en un plebiscito al que, además, se le habían torcido las reglas para favorecer al gobierno y a las Farc. Tercero, porque después de perder el plebiscito Santos tuvo la oportunidad de crear un gran frente nacional en torno a la paz y superar la polarización social y política que él mismo había sembrado desde la campaña del 2014, cuando acusó a sus contradictores de “enemigos de la paz”, entre otras lindezas.

En cambio prefirió engañar a los líderes del NO, hacerle conejo a la democracia y aliarse con las Farc. Después, porque para poner en marcha su trampa a la voluntad popular enmermeló aún más a sus mayorías en el Congreso y a unos magistrados en la Constitucional para que se desdijeran, en apenas semanas, de lo dicho en sentencias anteriores sobre la obligación de respetar el resultado del plebiscito, y avalaran la trampa a la democracia. Finalmente, en consecuencia, porque ese acuerdo no tiene ni la legitimidad ni la legalidad indispensables para ser respetado.

Santos hubiera podido construir un gran consenso nacional para renegociar con las Farc y prefirió violar la democracia y manosear la Constitución.

Con esto no estoy diciendo que haya que destrozar el acuerdo. No. La salida negociada era la mejor opción. En la política de seguridad democrática se definió la victoria como obligar a los grupos guerrilleros a negociar con seriedad con el Gobierno. Lo malo fue la debilidad de Santos y del equipo gubernamental y la entrega de los intereses de la Patria en aras de conseguir, a cualquier costo, la firma de las Farc. Y las trampas a la democracia y a la Constitución hechas para obtenerla. Y los daños colosales a las instituciones republicanas, al Congreso, a la Rama Judicial, al sistema de frenos y contrapesos dentro del poder público que es indispensable para una vida en democracia.

Y el mar de coca en que nos sumergió durante la negociación y que acrecienta aun más al establecer un exceso de beneficios para los narcocultivadores y limitar la capacidad de la Fuerza Pública para erradicar. Y los peligros que tiene el acuerdo para la propiedad privada, como queda probado en los proyectos de Santos para la regulación de la tierra que permitirán que se la quiten incluso a quienes son probados e incuestionables propietarios. Una ventana al socialismo que le gusta a las Farc y, se está probando, también Santos.

Hay que proteger la vida e integridad física de los desmovilizados de las Farc, hay incluso que preservarles los excesivos beneficios judiciales pactados en el acuerdo (aunque sea tapándose la narices por el nauseabundo pantano de impunidad que significa que no paguen ni un día de privación de liberad por los crímenes más atroces), y hay que permitirles participar en política.

Pero lo demás, lo que vulnera la democracia y la institucionalidad republicana, lo que viola los pilares básicos de la Constitución del 91, lo que permite que las Farc cogobiernen aun si haber sacado un voto, lo que da beneficios y privilegios excesivos a la guerrilla para hacer política en mucho mejor condición que los que nunca hemos matado ni delinquido, lo que envía el mensaje antipedagógico de que ser bandido paga entregándoles beneficios a los guerrilleros que jamás han tenido los ciudadanos de a pie y que respetan la ley, lo que promueve los narcocultivos y nos ahoga en este mar de coca, lo que les permite no denunciar a sus cómplices y ocultar bienes y dineros mal habidos y que han arrebatado a los colombianos de bien, eso, todo eso, debe ser cambiado.

No, no hay que respetar ese acuerdo espurio. Son la democracia, la Constitución, la justicia, la propiedad privada, quienes exigen indeclinable respeto.

*Precandidato del Centro Democrático para las elecciones de 2018

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    LEONEL ÁLVAREZ ZULETA

    Con seis meses de trabajo, el técnico antioqueño fue campeón en Paraguay con el Cerro Porteño.

    $titulo

    JOSÉ CIRILO HENAO J.

    Alcalde de El Peñol. Capturado. Lo investigan por presunta irregularidad en celebración de un contrato.