David Escobar Arango
Columnista

David Escobar Arango

Publicado el 21 de mayo de 2018

Que todos sean colombianos

Querido Gabriel,

Gracias a Aldo, esta semana conocí a Leoluca Orlando, reconocido como el alcalde antimafia de Palermo, capital italiana de la cultura en 2018. Me inspiraron muchas cosas de su discurso: su ánimo invencible de servir, su respuesta contra intuitiva ante los problemas sociales, su confianza en la juventud y la ausencia de miedo ante la diversidad y lo desconocido, que guía su postura ante la migración. Quiero aprovechar su visita para reflexionar sobre esto último. ¿Qué tal si conversamos sobre migración y nuestra reacción ante esa realidad?

¿De dónde somos? ¿A ti te preguntaron tus padres dónde querías nacer? Luca, como se presenta, dice: “Las raíces son importantes, pero si no les pones alas, te sofocan. Al contrario, si tienes alas sin raíces, te vuelas como una cometa llevada por el viento. Pero no olvides que cada uno elige sus raíces”. Dice que cuando le preguntan por el número de migrantes africanos que hay en Palermo, responde: “¡Ninguno, todos son palermitanos!” ¿Qué dirían los amigos de tu tertulia ante la misma pregunta, cambiando África por Venezuela?

“El futuro del mundo está en la cultura”, dice, y la define con simplicidad como esa posibilidad de “vivir con los otros”, y a partir de estas palabras, afirma que la humanidad girará en torno a las conexiones. “El futuro está en Google (conexiones digitales) y en Ahmed el migrante africano, o Marcos el migrante venezolano (conexiones humanas)”. No duda en declarar que la actitud ante la migración es el termómetro del cambio cultural de un pueblo.

En su Carta de Palermo (2015) desafía el sentido común y la posición política de casi toda Europa. ¿Qué tal dejar de ver la migración como un problema? Sugiere asumirla como el resultado natural del “derecho a escoger el lugar donde vivir mejor y no morirse” y propone el derecho a la acogida. Además, la ve como una gran oportunidad para los pueblos receptores.

¿Qué dirían tus amigos políticos, empresarios, ciudadanos, si les dijeran que los migrantes venezolanos nos ayudan a ser mejores? ¿Será que tiene razón este hombre magnífico y estas personas con acento diferente vienen a recordarnos nuestros derechos y nos pueden ayudar a redescubrir el mérito?

Luca nos contó dos historias. La de una mujer nacida en Palermo, con discapacidad, que expresaba su alegría porque con la acogida amorosa que él les dio a los migrantes, ella se sentía más incluida: “Ya no me siento distinta”. Otra, la de un aviso que publicó en el periódico local cuando un joven médico palestino ganó un concurso público para una posición en el hospital de la localidad. “Felicitaciones a esta persona talentosa que quitó un puesto a un médico palermitano menos hábil que dependía de una rosca política”.

Este político audaz, confronta a sus conciudadanos con sus defectos (racismo, exclusión, xenofobia) y los invita a abrazar el cambio. Está convencido de la nobleza de su causa: “Si hablas claro, la gente entiende”, y nos recuerda algo importante, imprescindible, al despedirse: “Quien entiende el cambio, vive sin miedo”.

* Director Comfama

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    ALBERTO DONADÍO COPELLO

    Ganó el Gran Premio a la Vida y Obra de un Periodista del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar.

    $titulo

    RETENES DE LADRONES

    En Toledo, Norte antioqueño, una banda se dedicaba al hurto a viajeros en las carreteras de esa región.