Luis Fernando Álvarez
Columnista

Luis Fernando Álvarez

Publicado el 24 de junio de 2016

Ranquin Y academia

EL principal objetivo de la educación es la formación integral de los estudiantes. Esto significa, educar hombres para el desarrollo, en un país, en un tiempo y en unas condiciones socioeconómicas determinadas. Este mensaje se ha ido desdibujando. En ocasiones la academia ha dejado de ser un medio para la formación, para convertirse en un fin en sí misma. Lo más importante no parece ser el desarrollo académico y personal de los estudiantes, sino el ranquin que una institución ocupa en una escala de clasificación, según ciertos índices, la mayor parte de las veces, copiados de modelos internacionales.

Este fenómeno, presente en todas las ramas del saber, genera una particular discusión en los estudios del Derecho. Estos se debaten entre los aportes de los denominados científicos del conocimiento, normalmente doctorandos o doctores, con una gran epistemología en la concepción social, dogmática o filosófica del Derecho. Por otra parte, encontramos los llamados “técnicos” del Derecho. Dominan las teorías jurídicas, no con fundamento en esquemas teoréticos artificiales, sino con base en elementos teórico-prácticos que les permiten asumir posturas concretas en la interpretación y solución de problemas jurídicos. No debería haber separación entre estas dos vertientes.

La vivencia nacional e internacional demuestra que las “mesas” de abogados en los Estados Unidos y Europa requieren excelentes estudiantes para su formación práctica. Su idea no es reclutar doctores, en términos de investigación científica, sino abogados (licenciados) con formación teórico-práctica. Igual sucede en Colombia. Las oficinas de abogados, las empresas privadas y el sector público, no están clamando por doctores, sino por profesionales –especializados-, con una formación integral y un gran conocimiento de los instrumentos indispensables para su quehacer jurídico.

Este divorcio tiene otros efectos. La remuneración de un doctor o de un magister es solo un poco mayor, y por veces mucho menor, que la de un profesional especializado.

Los órganos judiciales, las facultades de Derecho y la sociedad en general, prefieren los grandes “maestros del hacer”. Hace algunos años me matriculé en un programa de doctorado en Europa. Mis compañeros eran “tercermundistas”. No había uno solo de Europa. Cuando indagué, se me respondió que ser doctor solo interesaba a unos cuantos “gomosos” que querían trabajar en las universidades, en investigaciones útiles “solo para sí mismos”. ¿Estaremos llegando a esa situación, empujados por el reto que plantea un ranquin?

En los estudios de Derecho, los estudiantes y padres de familia prefieren el docente que domina los fundamentos teóricos de la práctica, en lugar de aquellos que se dedican a una investigación científica, cuyo norte no es claro y cuya razón de ser se pierde en un piélago de incertidumbres y divagaciones.

Las facultades de Derecho deben trabajar sobre un modelo en el cual la investigación teórica se convierta en una fuente real del hacer jurídico. De nada sirve investigar por investigar, si perdemos de vista que, realmente, de lo que se trata, para una formación integral, es enseñar e investigar para avanzar en el ejercicio profesional.

* Decano de la Escuela de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Pontificia Bolivariana.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    U. MAGDALENA Y CÚCUTA D.

    Dos equipos tradicionales y con grandes hinchadas que regresan a la categoría A tras varios años en la B.

    $titulo

    ASESINATO EN CARTAGENA

    Richard Ortuño, joven abogado venezolano, fue asesinado cuando trabajaba como celador de un restaurante.