Gral. (R) Henry Medina Uribe
Columnista

Gral. (R) Henry Medina Uribe

Publicado el 09 de noviembre de 2018

REGRESEMOS A LA NIÑEZ

No comparto la opinión y deseo de muchos en el sentido de que todo está bien y por ello abogan porque todo siga igual. Esa aversión al cambio es perversa y se identifica con lo que el sicólogo Abraham Maslow, exponente de la sicología humanista, bautizó como “Complejo de Jonás”, consistente en miedo a la propia grandeza o huida del propio destino. Lo podríamos asimilar a nuestra incapacidad para desarrollar nuestro potencial, haciéndonos persistir en la mediocridad. Lo denominó así porque Jonás recibió un encargo de Dios, pero se sintió inferior a su destino, e incapaz de cumplir el mandato, por lo que Dios envió una ballena que se lo tragó y lo tuvo en su vientre 3 días y 3 noches. Luego lo vomitó y Jonás aceptó y cumplió su mandato. Ojalá, como sociedad, nos encontremos buscando superar nuestra neurosis y que la ballena de la violencia y la corrupción nos arroje a una mejor realidad y podamos cumplir nuestro destino.

¿Cómo no abogar por el cambio, si lo que nos caracteriza actualmente es la crisis espiritual y de valores; la ética de la ilegalidad; la corrupción y desinterés por lo público; la cultura política egoísta; la inequidad; la violencia y la movilización social desorientada y sin respuesta? La consecuencia ha sido la falta de legitimidad y precaria gobernabilidad.

Uno de los principales inconvenientes es que el poder para potenciar el cambio está en las mentes menos interesadas en hacerlo. El poder está, en muchos casos, en manos de políticos de ética cuestionable y un legislativo mayoritariamente mediocre, manejados por una poderosa plutocracia, representada en el poder financiero, propietario de la prensa que controla la opinión pública.

Aunque aún pensamos que somos el país del Sagrado Corazón, no es justo dejarle todo el trabajo a él. Como sociedad debemos adquirir conciencia de nuestra necesidad de cambio y de nuestra capacidad de hacerlo. Lo evidente es que el cambio hay que propiciarlo desde la ética, pero necesitamos nuevos paradigmas para avanzar. El verbo necesita hacerse carne, para que las ideas sean impulso para la acción democrática.

Parafraseando a Friedrich Nietzsche, en Así habló Zaratustra, en su primer discurso, podría decir:

Es el tiempo del hombre más despreciable,

el incapaz ya de despreciarse a sí mismo...

Vosotros tenéis todavía caos dentro de vosotros.

Busquemos el tiempo en que el hombre fije su propia meta.

El tiempo en que el hombre plante la semilla de su más alta esperanza.

Y Zaratustra dijo a su corazón: no soy yo la boca para estos oídos.

En otro aparte, Nietzsche nos habla de las tres transformaciones del espíritu: en camello, y el camello en león, y el león, por fin, en niño. El espíritu paciente y respetuoso convertido en camello, sujeto de pesada carga, que debe alimentarse de las bellotas y la hierba del conocimiento y sufrir hambre en el alma por amor a la verdad. Y luego a león, con la libertad para un nuevo crear. Y finalmente el niño, con la inocencia de un nuevo comienzo para conquistar un mundo nuevo.

Es la síntesis del yo debo, yo quiero, yo soy capaz.

Para concluir que el cambio está en la educación, y se educa desde la niñez. Recordemos que para aprender es necesario desaprender, y la propuesta es tratar de regresar a la niñez para ser capaces de encontrar el camino del cambio y la evolución hacia una cultura de paz.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    ALBERTO DONADÍO COPELLO

    Ganó el Gran Premio a la Vida y Obra de un Periodista del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar.

    $titulo

    RETENES DE LADRONES

    En Toledo, Norte antioqueño, una banda se dedicaba al hurto a viajeros en las carreteras de esa región.