Alberto Velásquez Martínez
Columnista

Alberto Velásquez Martínez

Publicado el 02 de enero de 2019

Rezagados

Colombia, desde tiempos inmemoriales, ha carecido de una agresiva política exportadora. No ha habido presidente que no haya incorporado a su agenda de gobierno el propósito de penetrar con éxito en los mercados internacionales. Pero a la culminación de su gestión, el balance es cicatero.

Al finalizar el año, dentro de la asociación de países de la Cuenca del Pacífico latinomericano, Colombia estaba de última en los ingresos recibidos por exportaciones a China, el segundo socio comercial de Latinoamérica. Mientras Chile registraba más de 20 mil millones de dólares en productos colocados en este gigante asiático, Perú contabilizaba más de 12 mil millones de dólares y México más de 6 mil millones, Colombia a duras penas sobrepasaba ligeramente los 3 mil millones de dólares.

Estos tres primeros países, asimismo, están en el Foro Económico Asia Pacífico -Apec-, que reúne a las 21 economías más grandes del mundo y que mueve más del 50 % del comercio mundial.

Colombia no ha mostrado mayor interés en pertenecer a ese club que representa cerca del 55 % del PIB mundial. Se ha hecho el de la vista gorda para mirar otros escenarios menos transcendentales que el que significa ser socio de Apec.

Nuestro país realmente no ha mirado con seriedad al Pacífico asiático. Mientras aquellos tres países –Chile, Perú y Méjico–, tienen varios tratados de Libre Comercio con economías asiáticas, Colombia solo tiene firmados acuerdos de esta índole con Corea del Sur. Y lo poco que vende a esa región del mundo, siguen siendo commodities sin penetrar con mercancías de alto valor agregado que al final de cuentas son las que crean riqueza y fortalecen el competitivo comercio internacional.

Asia es el gran motor del crecimiento del siglo XXI. Pero aquí pareciera que no nos hubiéramos enterado. Colombia persiste en negociar con Europa y los Estados Unidos –cosa importante– pero desviando su atención de los mercados halagadores del Asia Pacífico. Como decía un empresario colombiano, “el bloque asiático les abrió las puertas a los exportadores colombianos, pero el miedo a dar ese salto los amilanó, los llenó de pavor y se devolvieron a seguir aprovechando los mercados tradicionales con los productos y materias primas ancestrales”.

Señalaba el diario Portafolio que la cifra hasta octubre del comercio de China con los países de América Latina alcanzó los 230 mil millones de dólares, con un aumento del 20 % respecto al mismo periodo del año pasado. Y de ese monto, Colombia solo mordió la exigua suma de 3.000 millones de dólares.

Esa cifra franciscana demuestra la falta de una agresiva política exportadora que considere todas las posibilidades que ofrece hoy el mercado internacional. Seguimos dependiendo de la venta de productos minero-energéticos, de materias primas y productos del agro, sin lograr dar el salto hacia la modernidad, la diversificación, la innovación y la productividad como ya lo están logrando con creces nuestros socios del área de la cuenca del Pacífico latinoamericano.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    MARÍA BERENICE DUQUE
    Religiosa colombiana postulada por el Papa Francisco para que se

    inicie su proceso de beatificación.

    $titulo

    DIM
    Primer eliminado de la Copa Libertadores 2019. Lo superó el Palestino, equipo chileno sin mucha historia.