Juan David Ramírez Correa
Columnista

Juan David Ramírez Correa

Publicado el 11 de septiembre de 2018

Sensatez

Partamos de una base: la sensatez. A ver... ¿qué entendemos por sensatez? Lo lógico, el buen juicio, lo que se aleja de cualquier despropósito.

Hay un asuntico que debe ser mirado con sensatez. La cosa es simple. Iván Márquez, uno de los hombres más notorios de esta gente de la Farc; alias Romaña, el que tiene fama por reclutar niños; el Paisa, exjefe de la columna Teófilo Forero, la más violenta, la de los secuestros, tomas y carrobombas como el de El Nogal, y Fabián Ramírez, uno de los compinches del narcotráfico, pasaron de ser personas aceptadas por la sociedad obra y gracia del proceso de paz, a convertirse en forajidos. Seamos sensatos: les volvió al cuerpo el alma de pillos (bueno, demás que nunca se les fue).

Estos personajes dejaron tiradas las obligaciones que contrajeron en la negociación de La Habana. Compromisos de paz que parten de la buena voluntad y la confianza entre las partes, para no ahondar mucho. La misión de verificación de Naciones Unidas lo constató. Como si estuvieran en la época del Spaguetti Western, prefirieron huir para dedicarse, con toda seguridad, a lo que saben hacer de verdad, verdad: delinquir y narcotraficar. ¿Podía pasar? Con la clase de personas que se negoció, sí. Mal haría yo en decir que estos personajes eran de fiar al 100 %. Ahí está para la muestra el botón de Santrich. Hombre, tanta casualidad no puede ser obra de una alineación astral. Pero no es momento de llorar sobre la leche derramada. Ya se escabulleron, quién sabe dónde se metieron. Ahora, desde la sensatez toca ver qué hacer. Tres asuntos deberían pasar. El primero, que las fuerzas militares vayan “a por ellos”, como dicen los españoles, porque no es ni cinco de sano ni un buen mensaje para la institucionalidad, que estos tipos estén por ahí sueltos sembrando temor. Segundo, pues que sus amigos, esos que hoy gozan de las mieles de la legalidad en el Congreso y en la vida pública, entiendan que los camaradas desertores los están dejando muy mal parados. ¿Qué proyecto político puede haber si ahí hay unos muy cercanos cometiendo fechorías?

Por último, y quizá lo más importante, pues no dejarnos meter los dedos en la boca. Esto debe traer consecuencias en favor de la democracia y no en favor de los moños y pucheros que las Farc suelen hacer.

Creería que la Justicia Especial para la Paz (JEP) puede reivindicar la sensatez que millones de colombianos piden en este rollo. Como decía un viejo amigo, hay que meterle julepe al asunto y ojalá que los magistrados de la JEP lo hagan, decantando con sensatez que estos tipos con sus actos -y con este en particular-, demuestran que no son actores políticos y, por consiguiente, no debe haber otro trato con ellos diferente a ser juzgados como delincuentes sin ninguna concesión.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    MIGUEL ÁNGEL LÓPEZ
    Brillante tercer puesto en la Vuelta a España y segundo pódium en el mismo año en una de las tres grandes.

    $titulo

    DESPLAZAMIENTO EN TARAZÁ

    Por choques entre grupos armados, aumenta el desplazamiento forzoso masivo en Tarazá, Antioquia.