Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 16 de octubre de 2017

Ser joven en Colombia

Por Martha Viviana Dávila R.
Universidad del Norte
Facultad de Diseño Industrial
kurt_co_41@hotmail.com

No he tenido la oportunidad de vivir en otro país, pero siento que los colombianos somos los menos beneficiados a la hora de ingresar al mundo laboral, básicamente hablo por las herramientas de estudio y subsidios para incitar a las familias a tener hijos y trabajo, que sí ofrecen otras sociedades para brindar una seguridad y estabilidad a quienes llaman “el futuro del mundo”.

Aquí en Colombia, muy por el contrario, la mayoría de los jóvenes se encuentran sobrecalificados para los cargos que desempeñan y lamentablemente se ven obligados a asumir trabajos que desmoralizan y terminan por socavar sus sueños, debido a los ingresos percibidos como sueldos o trabajos de prestación de servicios mal pagos, ingresos que son para subsistir y hacerlo con dificultad.

Muchos artículos hablan sobre los jóvenes de hoy en día y la negación ante el matrimonio o el hecho de tener hijos, por querer vivir de forma libre y tranquila; pero la realidad es otra, no es que los jóvenes no deseen adquirir responsabilidades, esos artículos son elaborados desde una perspectiva fuera de contexto, lo que realmente sucede es que hoy en día nadie se quiere casar porque una boda catalogada como decente por la sociedad, requiere protocolos y de presupuestos que superan los 10 millones como mínimo.

Por otra parte, mantener un matrimonio feliz en el que las parejas se sientan valoradas, a gusto con su trabajo y sus relaciones interpersonales es absurdo, no hay posibilidad de tener vida social, conformar un hogar y tener un trabajo; se trabaja para vivir y con el tiempo la única amistad es la pareja, persona que termina absorbida y desdibujada ante el medio.

Es inaudito pensar en conformar una familia con un futuro prometedor, cuando se ven obligados a adquirir tarjetas de crédito para cubrir las necesidades básicas o darse un pequeño gusto; pensar en bienes materiales como un carro es invertir mínimo 5 años de vida en un trabajo esclavizante para cubrir las cuotas del préstamo.

Los jóvenes son el futuro de un mundo donde se están extinguiendo no solo las especies, sino los sueños, los deseos más profundos y la felicidad ante las pequeñas cosas que se encuentran en el diario vivir.

*Taller de Opinión es un proyecto de El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades
e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    SANTIAGO PERDOMO M.
    Uno de los banqueros más reconocidos del país. Deja la presidencia de Colpatria, que asumió en 1994.

    $titulo

    RATKO MLADIC
    “El carnicero de Los Balcanes”. Un tribunal de la ONU lo condenó a cadena perpetua por genocidio.