José Guillermo Ángel
Columnista

José Guillermo Ángel

Publicado el 08 de diciembre de 2018

SOBRE CODI-EDIFICACIÓN (2)

Estación Depredación, palabra esta que significa lanzarse sobre lo que hay y sacar de ahí las mayores utilidades sin que importen los resultados posteriores, y a la que llegan los que buscan crecer índices económicos (los de su empresa) a costa del espacio, sobre-usos de recursos y densificación del suelo como si este fuera un sembrado intensivo de maíz con fríjoles enredados en los tallos y raíces. Y bueno, así vemos crecer las ciudades hacia arriba y sin que crezcan en superficie plana, como un campo de bambú, planta esta que es acero natural, alimento para pandas, pero al mismo tiempo jungla cerrada que impide el paso, cría bichos raros y humedades, cierre de vista al cielo y al paisaje y bueno, produce un ente que engorda a punta de comida chatarra, histérico leyendo datos de red y asume la condición de muchedumbre solitaria, que consiste en estar solo entre miles que también lo están.

Cielo, tierra y espacio íntimo, considera Martin Heidegger que son condiciones para vivir en el mundo, es decir, para estar ahí y desenvolverse como humano. Esto implica ciudades con espacios públicos en las que el hombre y la mujer desempeñen el papel de vivir, que no es solo trabajar y dormir sino interactuar con los otros, lograr más conocimiento y crear con estos saberes. Y para que esto se dé, se deben controlar las densidades, que a más densas (más cargadas) impiden el fluir. Y si vemos las ciudades verticales, el fluir es el problema: cabemos unos encima de otros, pero en la superficie apenas sí logramos movernos. Y en esta inmovilidad, contaminante y ruidosa, el ciudadano es un ser encajonado, un motor inmóvil (que no es el Aristóteles) y un sujeto de agresividad, pues carece de paisaje, aire limpio y movilidad tranquila.

La calidad de vida no la da el espacio interior sino el público, pues allí se da la etho-esfera (la del comportamiento moral del ciudadano). Por ello existe el urbanismo, este diseño espacial que se lleva a cabo antes de comenzar a edificar. Pero hoy vemos que se edifica sin urbanizar creando selvas de cemento (valga este lugar común) y ampliando el desastre de las megalópolis, como bien define Lewis Munford, que consiste en perder condiciones de vida (somos animales espaciales) y fomentar la des-ciudadanía habitando el confinamiento intensivo (término creado por Konrad Lorenz), la carencia de solidaridad y el individualismo rabioso. Y así, sin cielo, sin tierra (paisaje) y sin lugar íntimo, no hay ciudad sino túnel.

Acotación: La ingeniería civil es la que crea ciudades: construye edificios, acueductos, carreteras y puentes que las unen y, en unión con la arquitectura (la que crea la morada del hombre, para ejercer mejores costumbres), permite que no vivamos como animales. Pero, por lo visto, lo anterior pareciera una fábula.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    CÁMARA DE COM. DE MEDELLÍN

    Con una inversión de $68 mil millones, abrió el moderno Centro de Servicios Empresariales de El Poblado.

    $titulo

    FERNEY TAPASCO GONZÁLEZ

    Fue confirmada la condena de 36 años por la autoría intelectual del asesinato del periodista Orlando Sierra.